17 de septiembre de 2010

LA LUCHA OBRERA


Le enseñé a mi novia un video sobre Adolf Hitler y le dije: "Antes la gente moría y luchaba por algo, todo parecía posible, pero ahora qué hace". Ella me respondió de forma natural, “morirse de viejo”. Mi carcajada no fue disimulada.

Siempre que salgo a la calle a pasear a mi perra o a hacer mis ejercicios físicos me encuentro con un ambiente de normalidad ajeno a lo que está ocurriendo. Yo mismo participo de ese ambiente, observando a todo el ganado. Por lo general, veo en las personas una desilusión deslumbrante, sobre todo porque el grifo de oro ya no gotea como antes. Y se han acostumbrado tanto a la comodidad que se han incapacitado para la lucha y el compromiso social; el objetivo de todo trabajador: su propio interés. ¡LA TIRANÍA DE LA LIBERTAD Y SUS EFECTOS! ¡Pero es que ya no se lucha ni siquiera por su propio interés! El trabajador simplemente traga, convencido de lo inútil de la disidencia o viviendo con conformidad.

Observo con desesperación cómo la clase obrera ya no es obrera ni proletaria, sino una clase "baja liberal"; es decir, el trabajador, sin conciencia de clase, se ha imbuido del espíritu independiente del capitalista, y posee más una mentalidad empresarial que obrera. Todos quieren propiedades, dinero, bienestar material, esa es la única aspiración de la mayoría, nada de ideales fundados en otros principios no materiales. El ideal marxista, el ideal materialista, se ha consumado; el beneficio máximo es lo que prevalece, no la calidad de las cosas y su valor justo; tener lo más posible es lo importante, no tener lo necesario; lo bueno es una sociedad de mercado y de consumo masivo, no una sociedad con mercado y grandes valores. Este mundo es tan rastrero que los mediocres y despreciables se encumbran como nuevo modelo de hombre ideal, el ladrón es justificado y el honrado calificado de tonto.

He aquí dos comentarios que escribí en un blog muy interesante, llamado Eurosocialismo, de mi amigo Schwarze, que os recomiendo visitar. En los comentarios reflexiono sobre el proletariado:

“(…) ¿Cuál es el proletariado? ¿Existe el proletariado? Para ser proletario hay que tener conciencia de ello y tener además conciencia política. El proletariado es escaso, exiguo. Si hay, sin embargo, una masa obrera elevada a la clase media y, por lo tanto, aburguesada y atolondrada sin conciencia proletaria y con una mentalidad más bien liberal en el sentido capitalista: el gusto por el dinero es la gran obsesión de las sociedades avanzadas. Sólo habrá un principio de “vuelta al proletariado” cuando se extinga esa mentalidad aburguesada que se ha apoderado de casi toda la sociedad.”

“Hay más motivos de la pérdida de la conciencia proletaria y la pérdida del espíritu de lucha: el haber perdido la espiritualidad patriótica, racial y ética de lo tradicionalmente europeo en pos de un bienestar que es exclusivamente materialista, que ya sabemos que es el ideal de todo progresismo. El bienestar, como me apuntó una vez León Riente, hay que relativizarlo. Hay que vivir con dignidad pero sin olvidar que lo que le hace grande a un hombre es la lucha y el sacrificio y no ver tele5 en el sofá.”

El próximo día 29 de septiembre hay anunciada una gran Huelga General. Una farsa orquestada por los sindicatos, sin duda para disimular su ineptitud y… yo creo que por vergüenza. La hacen en septiembre, seguramente porque los sindicalistas regresan de sus vacaciones. Yo me pregunto, ¿ahora? ¿Ahora vienen con lo de los sueldos indignos? ¿Ahora vienen con lo del trabajo digno? No se quejaban cuando las subvenciones caían del cielo generosas o se lucraban NEGOCIANDO LOS DESPIDOS. Porque eso es en lo que se han convertido los sindicatos, en unos simples mediadores entre la empresa y el trabajador, en meros negociadores de finiquitos y de despidos. ¡UN SINDICALISTA LUCHA POR EL TRABAJADOR Y LA MONTA PARDA DONDE SEA! Qué buenos fueron aquellos tiempos cuando el espíritu liberal temblaba ante el poder sindical, financiado por los propios trabajadores, entonces con conciencia de sus problemas. Actualmente, el sindicalismo dominante es el capital, es decir, el sistema; podríamos decir que el sindicato como tal no existe, ¡los sindicatos no son sindicatos! Se hace necesario un sindicato nacionalista.

Noticias que llaman la atención sobre el lucro sindical:



El obrero debe olvidarse del ideal burgués. Tantos bienes materiales solamente han hecho al trabajador más esclavo de los bancos y del capital. Mi tío, “propietario” (lo será cuando termine de pagar al banco las hipotecas) de un bar y una casa, me dijo que si no fuera por el banco no tendría casa ni un negocio. Pobre infeliz, que trabaja para el banco dándole un gran interés y encima dando las gracias. ¿No son el trabajo y la vivienda derechos constitucionales? ¿Por qué me priva el sistema de mis derechos? ¿Por qué tengo que mendigar al banco? Sueño con una sociedad donde cada persona tenga un trabajo respecto a sus méritos y capacidades, una vivienda donde criar a su prole, una sociedad con una banca pública, un país donde todos los medios productivos trabajen por el país y para el país y donde la propiedad privada sea abolida –o al menos controlada, pues ésta debería tener una orientación social y nacional… ¡el capital tendrá patria!-; pero eso sí, los bienes serán dirigidos por los ciudadanos en usufructo, por los individuos, no por el estado, ¡no al capitalismo de estado!, ¡no al marxismo! ¡Fuera la usura! ¡La propiedad privada no es sagrada! Los recursos son de todos los individuos de la nación.

Zapatero ha dicho que como no se hagan reformas en el sistema de pensiones, dentro de 10 o 15 años no estarán garantizadas.


Nuestra generación es la más timada de la historia, ¡trabajando por nada! ¿No venían los inmigrantes a pagar pensiones? Pues ya veo que de poco han servido. ¡Ah!, es que no venían a trabajar, ¡venían a quedarse, a quedarse con lo nuestro, a crear partidos políticos…! Sin duda, las pensiones corren peligro y pasarán, en un futuro, por la privatización, así como la sanidad. El hombre cada vez más esclavo del capital y de sus políticos, mediocres gestores de los recursos públicos.■


10 de septiembre de 2010

INVOCANDO A LA BESTIA INTERIOR

ARES - MARTE

¡Eh, vida!, aquí estoy, tu mayor sufridor, tu mayor héroe, el que siempre se ríe cada vez que le atizas. He aquí yo, el que te dice que sí, el que te dice ¡más!, el que ríe y llora, el que se regodea en la amargura y en la alegría, el que te saborea y te desafía, el que solitario te mira a la cara sin complejos y sin miedo a sucumbir.

Los tiempos de la raza se perdieron y he aquí un superviviente de sangre viva, viejos sueños y realidades pasadas. Soy el descuartizador y el creador, ¡sí!, ese soy yo, y quiero que me teman y que me amen por lo que me temen, ¡no soy de amor sencillo y bobalicón! Que me quieran los fuertes, que se me arrodillen los fuertes con dignidad, a ellos les daré algo por lo que luchar y por lo que vivir.

Algún día alzaré el puño y cuando caiga no habrá bastardo vivo. Llegará la hora de la devastación, llegará la hora de los que con acero irrompible descoyuntarán los huesos de los traidores, ¡la bestia rubia lleva demasiado tiempo en su guarida anestesiada y drogada!… ¡cuando salga no habrá piedad! Que la historia de los hombres me odien, me da igual, tras la muerte al cobijo del Olimpo me reiré, ¡una eternidad me espera!, ¡los dioses me aguardan!, ¡todo un devenir me hará justicia!

¡Muerte al extranjero!, ¡muerte al traidor!… ¡ninguna represión me parará! A mis iguales yo les ofreceré mi puño y yo les pediré el suyo, moriremos como hombres por una causa noble. La vida no significa nada si no se vive, la muerte significa menos si no has vivido.

¡Bestia rubia, despierta!, un hombre europeo requiere de tu fuerza. Quiero un futuro sin pena y sin culpa, un futuro sin misericordia pero si con empatía, quiero un futuro de hombres valerosos capaces de lo imposible. ¡Qué lo imposible sea demasiado fácil!.. ¡Quiero hombres que no sean hombres, quiero hombres que se vean superados por sí mismos!... ¡oh!, ¡bestia rubia!, ¡enséñanos el camino del superhombre!, ¡brota de mí como una flor!... ¡no quiero vivir como un capullo!

La fuerza se impondrá, los niños llorarán, una época de destrucción se hace necesaria. He aquí que se verá quien merece vivir y quién merece ser recordado. Repudiemos la paz, de ella solamente hemos fabricado cansancio, destruido nuestra patria y corrompido nuestra sangre. Un pueblo de guerreros se hace obligatorio, mi consuelo será un puñetazo en la cara y ver mi nariz rota, eso me hará sentir ante un hombre de mi altura, ¡lo demás me parecerá digno sólo de oprobio y desprecio!

El infierno me sabe a poco, eso es para los abrahámicos, a mí sólo me espera la gloria. ¡Europeos!, ¡hoy más que nunca Esparta en nuestros puños!, ¡hoy más que nunca Roma en nuestro espíritu!, ¡hoy más que nunca un pagano en nuestras venas! ¡Que la sangre brote a borbotones, nuestra victoria será sangrienta o no será! La batalla no será sencilla, ¡nuestro enemigo es temible y diverso! De mil caras se compone, todas ellas contrarias a la belleza. Y de nuestras mujeres hemos de sacar lo mejor, quieran o no, ¡con los asuntos de la posteridad no se juega! ¡Qué de su flujo broten cachorros!, ¡que de su vientre brote lo mejor de nuestra raza!

El futuro es nuestro si queremos. No temas ser fuerte, no temas someter al débil, no te dejes conmover por su llanto y su debilidad. Defiende tu patria, defiende tu sangre, defiende el vientre de tu mujer y a tus hijos, ¡no mancilles tu herencia con el mestizaje!… Si no lo haces, ¡muere!, te lo mereces… A buena gana yo te descabezaré.■