7 de enero de 2011

RACISMO PROGRE (XENOFILIA) Y RACISMO IDENTITARIO

Consciencia racial e inconsciencia racial
Artículo publicado en Círculo Identitario Nietzsche.


Si se utiliza la palabra racismo en sentido progre:

1. Si la utiliza un progre respecto a un identitario:
- el identitario es racista porque siente odio racial en lugar de respeto por la diversidad racial. El identitario no respeta lo diferente.
- nosotros, los progres, no somos racistas porque amamos la diferencia sin ver en la diferencia nada diferente, solo la humanidad. Creemos en la aldea global, en el mestizaje, en el interracialismo, en el multiculturalismo, en la raza humana y en todo lo que suponga unidad universal.

2. Si la utiliza un identitario respecto a un progre:
- los identitarios no somos racistas porque no sentimos odio racial y respetamos la diversidad racial. Creemos en la segregación racial y en la necesidad de que los pueblos evolucionen sin intromisiones alógenas.
- el progre es racista porque odia la diversidad racial, promueve la destrucción de la diversidad mediante el mestizaje y la putificación interracial y no respeta las identidades ni el patrimonio genético naturalmente diferenciado. Quiere reducir todo a lo mismo, aboga por la destrucción racial y de las identidades.

Si se utiliza la palabra racismo en sentido identitario:

1. Si la utiliza un identitario respecto a nosotros mismos:
- nosotros somos racistas porque creemos en nuestra raza y en el patrimonio genético naturalmente diferenciado.
- nosotros respetamos el patrimonio genético de las demás razas, cualquier cosa que no fuera esto sería racismo en sentido progre, es decir, “odio racial”.
- todo aquel que siente odio racial no es identitario y participa de la misma podredumbre conceptual progre sobre el racismo.
2. Si la utiliza un progre:
- es un término demasiado difícil para un progre, simplemente no entiende lo que es el racismo, no sabe ni siquiera que él es lo que tanto odia, el racista que tanto odia. Esta gente ve racistas en sentido progre donde no los hay cuando solo deben mirarse al espejo para verlos.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Racismo, como toda palabra con el sufijo –ismo, denota tendencia a o hacia algo. Etimológicamente racismo no encierra en sí misma ninguna significación que nos lleve a interpretarla como odio racial. Puede deducirse, de esta forma, que la palabra racismo con la semántica que habitualmente se le da es una construcción con una orientación descalificatoria y con unos fines perversos (en lo moral y en lo político), invirtiendo el verdadero significado de la palabra (tendencia a la raza o actitud racial, exenta de todo sentimiento de odio de la persona racista). En definitiva, bien utilizada la palabra, el racismo progre es la tendencia del progre hacia la igualación del hombre, hacia la destrucción del patrimonio genético naturalmente diferenciado para alcanzar la meta universal de la raza humana. Por el contrario, el racismo identitario es el escrupuloso respeto de todas las identidades étnicas, culturales y raciales y, a la vez, una actitud que defiende la propia identidad. Y una vez definido esto correctamente, si volvemos al concepto progre de racismo, nos damos cuenta de que son ellos, los progres, los racistas, de que son ellos los que no respetan la diversidad racial, étnica y cultural de los diferentes pueblos y grupos de la Tierra.

Así pues, vemos contrapuestas dos mentalidades diferentes. Por un lado, el identitario, con conciencia racial y, por otro, el progre, con inconsciencia racial. ¿Por qué inconsciencia? Pues porque no se percata de la realidad racial al no ver otra cosa que la humanidad. Incapacitado para observar la diferencia y disfrutar de la diversidad, su conciencia racial se reduce al universal humano, por lo tanto, carece de conciencia sobre su propia posición en el mundo, sobre los orígenes de su cultura y patrimonio genético.

Se avecinan tiempos aún peores para la raza. Y cuando se trata de la raza perdemos todos.

Sin más, recomiendo la lectura de un excelente texto de León Riente titulado Cuestionando la xenofilia, que despejará no pocas dudas sobre el asunto.

NOTA: decir que no se siente odio racial no quiere decir que, por el contrario, se ame. No, no se trata de xenofilia, sino de respeto si fuera preciso y, si no, de desprecio.

Daorino