27 de septiembre de 2012

25 DE SEPTIEMBRE DE 2012


Impregnémonos del espíritu de Lukanikos. Ladremos, caguemos y meemos en las fuerzas opresoras del estado de ocupación democrático-liberal de la oligárquía que nos gobierna.



 LOS INDIGNANOS


El 25 S fue convocado por los de siempre para rodear el congreso y exigir la dimisión del gobierno. El congreso estaba vacío. Un acto así no se debe convocar, debe organizarse y surgir bajo la dirigencia de una minoría revolucionaria, que la masa ha de seguir. Porque eso es todo ese enjambre de personas, una masa, una masa caótica que se rige por unos valores nacidos del sistema, dirigidas por unas organizaciones que no quieren asumir el liderazgo: lo cual hace sospechar. Así que lo primero que destaca de este movimiento ciudadano, no es su catadura moral, sino su nula organización, una organización que si de existir esperan que surja de la espontaneidad bajo la legitimización supuesta que te da la condición de oprimido. Y eso no es una legitimación, ya que lo único que puede darte tal cosa es una respuesta contundente, violenta, demoledora: la política se basa en una relación de fuerzas.

Lo segundo que destaca de este movimiento es que su moral (ellos son malos, nosotros somos buenos) surge de la comparación del gobierno actual con la época franquista. Siempre escuchamos gritos de "dictadura" y demás. A la izquierda le gusta recrearse e imaginarse que vive en la época de "los grises". Ellos mismos se crean de forma imaginaria una realidad objetiva para que sus argumentos y esquemas mentales tengan un sentido. La izquierda tiene una salud mental dudosa, que alcanza la patología. Llaman dictadura y franquismo y a un gobierno elegido por mayoría que acepta y defiende las estructuras democráticas y la constitución del 78. No se dan cuenta de que la represión es democrática, no de carácter franquista, y sí, puede ser dictatorial, pues eso es toda forma de gobierno -algo que dicta normas, leyes, reformas...-. La represión forma parte de los mecanismos de defensa de la democracia, de todo estado democrático. La democracia no es ese ensueño utópico que nos han enseñado en el colegio ni esa mentira que han colado sobre la democracia en Grecia, cuna de nuestra civilización.

Su ética es universalista e internacionalista, y realmente no sé a qué pueblo se refieren cuando hablan de "el pueblo unido jamás será vencido", cuando no ondean ni una bandera española: ¿se referirán a la humanidad? Eso no es un pueblo. Y entre sus miembros se concentran feministas, comunistas, socialistas de izquierda, etc., los cuales, muchos de ellos, trabajan contra España, como los políticos, o muchos de los políticos: por eso nunca les he apoyado, por eso me echan atrás, pues realmente no son antisistema. Ellos no quieren nada que el estado no promueva, simplemente quieren ese bienestar que se les ha negado, y por ello protestan. ¿Acaso protestaron cuando las cosas iban bien, cuando las vacas eran gordas? Los acontecimientos demuestran que no, sólo la guerra de Irak hizo que la masa protestara. Pero el capitalismo es un mal de siempre, ¿por qué se manifiestan ahora en masa contra ella? Esto deja claro que en España no hay en sí un espíritu revolucionario y que este surge en forma de necesidad, pero no como revolucionario, sino como el del niño que empieza a llorar y patalear porque tiene hambre o le niegan un juguete. El que es revolucionario protesta siempre y actúa bajo la praxis revolucionaria.

Los indignados necesitan de la violencia para justificar su pacifismo. En las inmediaciones al congreso se ven a una serie de encapuchados, radicales -parecen anarquistas, aunque algunos piensan en la policía (a quienes echan la culpa de todo)- que provocan a la policía con unas banderas con las que pretendían golpear. Se produce una carga, a mi parecer justificada. Otra de las cargas sucede cuando una masa de ciudadanos invade el espacio vital de la policía, sobrepasando el cerco rededor del congreso. La policía carga, de forma justificada también. Excepto en el caso de los radicales, que revientan la protesta en contra de algunos ciudadanos de bien que intentaban disuadirles de que desistieran de su actitud, la otra fue una clara intención de la masa de provocar a las fuerzas del estado. Así pues, veo en muchos indignados la necesidad de ser golpeados, de provocar para ser golpeados, para recrear en su esquema mental acontecimientos del pasado, para hacer del "franquismo" un acontecimiento del presente y llegar al éxtasis del hombre oprimido, con toda la superioridad moral que todo ello conlleva.

Quiero aclarar que no defiendo a la policía, pero he de reconocer que el trabajo fue bueno en sus cargas en las inmediaciones del congreso, aunque debería ver todos los vídeos para hacerme una idea de todos sus movimientos y hacer un juicio justo. Incido en que no defiendo a la policía, no veo nada de malo en enfrentarse a ella, al contrario, es una obligación movilizarse contra ella, como elemento represor que es, utilizado por el estado contra el ciudadano. No olvidemos que estamos ante un gobierno de ocupación, hoy más que nunca no soberano, gobernado desde Bruselas y organismos internacionales, traficantes de la bolsa y otros maleantes de chaqueta y corbata.


LA POLICÍA

La policía no son víctimas de nada, simplemente hacen su trabajo. Eligieron ese trabajo, estudiaron y se ejercitaron para dicha labor. Muchos lo hicieron por dinero, otros por vocación. Muchos creen que lo hacen para servir al ciudadano, y muchos se dan cuenta, una vez dentro, que no es así, que casi pierden la condición de persona, siendo un mero medio para los fines de unos que aveces van contra ellos mismos: recortan su sueldo, lo congelan, les quitan paga extra, etc. Muchos no tienen más remedio que ir contra sus convicciones y hacer ejercicio de su sentido del deber. No creo que para un policía sea del agrado pegar a su pueblo: ellos sólo reciben órdenes. Pero este ejercicio de empatía que hago y que hacen muchos no debe nublarnos, pues nosotros debemos ser también consecuentes con nuestro deber y LUCHAR. La policía puede revelarse contra el estado, también la Guardía Cívil y otros órganos militares. No veamos a la policía como opresora siempre, aunque hoy lo sea: ellos son un medio del estado, y debemos tener la idea de quien pega es el estado, no el policía.

La policía es un órgano del estado cuya labor es controlar a la ciudadanía y defender los intereses del estado y la clase política del momento. La democracia liberal y parlamentaria es posible gracias al estado policial que siempre ha existido. La democracia es hoy una tiranía más, y juega a su favor con una masa que se deja tiranizar: por ello vota y elige a sus gobernantes, aunque en realidad no elijan nada, pues todos al final sirven al mismo amo.

El 25S dejó bajo relieve una policía desbordada. Su actuación en los andenes de Atocha, en Neptuno y otros sitios dejaron en evidencia el modo de operar de las fuerzas del estado. Detenciones sin sentido, golpes a personas que se manifestaban pacíficamente o que no tenían nada que ver con la manifestación (meros usuarios del tren), nerviosismo y caos. La policía recibió golpes de adoquines, algunos fueron revoleados por el suelo y se salvaron por muy poco de un linchamiento. Es difícil saber si esto fue respuesta a la desmesurada actuación policial o por algunos grupos de manifestantes.

Había policías infiltrados. Siempre los hay, no es ningún secreto. Se mezclan entre la muchedumbre, a veces provocan o incitan ciertos acontecimientos para reventar manifestaciones. Pero es absurdo afirmar que todo lo que sucedió ayer fue por culpa de la policía o provocado por ellos. Yo no me creo eso de que detrás del encapuchado se encuentra el policía.


Recibieron lo suyo, menos de lo que se merecen, por no servir al pueblo.


LOS POLÍTICOS

Pocos fueron los que se atrevieron a ir al congreso. Si algo caracteriza a la clase política es su aburguesamiento, y como consecuencia de ello, su cobardía. Mientras tanto, Rajoy en el extranjero fumándose un puro, elogiando a aquellos que no salieron a la calle y a sus fuerzas de seguridad, que defienden sus intereses capitalistas. Un presidente que no da la cara es un presidente que no merece gobernar. No me refiero a que se enfrente a los que protestan, pero sí a que debería haber aguantado el chaparrón en España, en Madrid, sitiado en el congreso, sintiendo el acoso de las masas.

Los políticos del Partido Popular se han parapetado bajo la apariencia de demócratas buenos, que velan por la Constitución. Y lo son realmente, lo que debería hacer pensar a la masa. Tildan de golpistas a los manifestantes, y lo terrible de todo es que no lo fueran realmente.

La clase política de este país, centrándome en el gobierno, no entiende que han dado un golpe brutal al supuesto pueblo al que se deben. Ellos esperan obediencia y respeto a las instituciones democráticas por parte del ciudadano, además de su respectivo respeto y sumisión a las decisiones que toma el gobierno. La democracia te exige a ti obediencia y sumisión, el estado no quiere un pueblo soberano y combativo. Los políticos deben pagar por condenarnos a la pobreza, al paro, a un nivel de vida casi inferior o semejable al de nuestros padres y abuelos, que lidiaron lo suyo por conseguir el estado de bienestar.

Cospedal felicita a la Policía y cree que 25-S da una imagen irreal de España

Mientras tanto el PSOE ve excesiva la actuación policial el 25 S. El PSOE nos ofrece esta vez su cara más amable hacia el pueblo sacudido por las porras policiales: este partido tiene dos discursos. El PSOE ha demostrado saber hacer su papel. En el poder actúan de una forma, en la oposición de otra. Ahora animarán a las masas a minar y sabotear la legislatura de Rajoy, de la misma forma que hace IU. Mientras gobernaba la denominada izquierda en este país parecieron justificables la guerra contra Gadafi, las primaveras árabes, etc., NADIE SALIÓ A LA CALLE, incluso los sindicatos no se movilizaron hasta muy tarde y lo hicieron de manera teatral. El movimiento indignado surgió a finales de la legislatura de ZP, y no por pura casualidad, ni contra nadie en concreto, sino contra toda la clase política y por momentos parecía que echaban la culpa de todo al PP, que no gobernaba.

Rubalcaba defiende la actuación policial contra los indignados (5/08/2011)

La situación actual parece haber pillado por sorpresa a todos. Me refiero a la crisis. Pero muchos sabíamos que esto se avecinaba, aunque nadie hizo nada para evitarlo. Se prefirió despilfarrar, se prefirió una borrachera de riqueza ficticia y ser esclavos de la banca. Esto ha sido provocado por políticos irresponsables y un sistema económico injusto -también por los espabilados, el especulador de barrio y de poca monta-, por lo que no es descabellado pensar que todo esto obedezca a un plan, y esta vez sin miedo a ser tildado de conspiranoico. 


UNA RESPUESTA CONTUNDENTE

Nuestro futuro no está en juego. No puede estar en juego algo que no existe. La praxis revolucionaria exige un cambio de conciencia, de ética, de sacrificio. No es el momento de recibir golpes, sino de darlos. La masa debe entender que está en su mano si quiere o no horadar el tiempo hasta un punto en el que pueda divisarse algo de futuro.

El 25 de septiembre... en Madrid había una masa tal, una masa irritada sólo contenida por escrúpulos democráticos y pacifistas -a pesar de las excepciones-, que bien dirigida podría haber convertido Madrid en un polvorín, ocupar el congreso, y hacer lo que le pareciera. Podría haber generado tal revuelo que quizá habría hecho necesario la intervención del ejército o el uso de fuego real. Es hora de cambiar el chip, en toda revolución siempre se ha derramado sangre. Pero para ello hay que estar preparado. Los mineros nos dieron una muestra, o un ejemplo, o un camino a seguir, sobre cómo movilizarse:


Con sus propias armas, con sus propias tácticas y estrategias. Por el futuro hay que luchar, no queda otra alternativa. Otro ejemplo lo tenemos en nuestros compatriotas europeos de Grecia:

Allí se enfrentan sin miedo, sin escrúpulos.

Pero para esto hay que prepararse, organizarse y equiparse (vestirse y armarse) y asumir los riegos que eso puede conllevar: años de prisión, multas, una paliza, etc. Uno puede ir bien parapetado cubriéndose el cuerpo con diversas protecciones. Existen varios deportes como el rugby o el skate que ofrecen todo un arsenal de elementos de protección contra golpes de la policía y en tiendas de efectos militares pueden conseguirse interesantes elementos. Las armas bien pueden ser palos de golf, palos de béisbol y bastones, hasta bazokas caseros, cockteles molotov y otras maravillas de la guerrilla urbana moderna. En todo caso, todo esto lo conoce cualquiera, no digo nada nuevo.

Hay que enseñar los dientes, que vean a las fuerzas de represión del pueblo de una vez. Pero claro, de qué pueblo hablamos (yo hablo del español, sólo del español), y bajo qué ideales (yo hablo de patriotismo, familia, justicia social...), con qué fin (el poder, el poder como medio para hacer realidad los ideales y la gloria del pueblo español), etc.. Sin unos dirigentes revolucionarios que encarnen algo concreto la masa se pierde y actuará más en beneficio del estado opresor, que se ha asegurado ser guardián de las instituciones democráticas, que a favor de ellos mismos.■

19 de septiembre de 2012

PAGANISMO Y NIHILISMO

Un punto de vista personal


¿Qué es ser pagano? La calificación de pagano no dice nada determinante sobre una persona. Lo mismo que monoteísta no dice nada definitorio, o, al menos, nada concluyente. Desde mi percepción de las cosas el paganismo abarcaría toda una serie de confesiones religiosos más o menos bien estructuradas que pueden llevarnos desde la adoración de diversos dioses hasta un monoteísmo basado en la idolatración y en la negación de las sagradas escrituras; séanse éstas escrituras las de procedencia semítica, como la Biblia. De igual modo, la palabra abrahamismo engloba tres confesiones religiosas monoteístas que parten de un mismo germen pero que no necesariamente son idénticas; no obstante, monoteísmo es un concepto que engloba el anterior, pero que no es exclusivo del abrahamismo; póngase como ejemplo el Zoroastrismo, eminentemente monoteísta. En este texto paganismo hará referencia a la cosmovisiones habidas en Europa a grandes rasgos.

¿En qué se distingue un pagano de lo demás? Bajo mi punto de vista un pagano no necesita creer en sus dioses. Y tal hecho no es un problema. Pues los dioses existen, son reales, viven con el hombre. Así que, ¿qué sentido tiene creer en algo que es por sí mismo? Hay gente que dice que "no cree en la palabra de los políticos", pero no por ello dicha palabra no ha dejado de ser pronunciada. La negación de algo no excluye su existencia, si acaso refuerza la certeza de su realidad. Y es que creer es un verbo que por el hecho de pronunciarse ya incide en cierta duda y en una evidente inseguridad. Por ello religiones como la cristiana necesitan de la fe: y su primordial fe reside en que "Dios existe". Y por supuesto que su Dios existe, aunque sea resultado de un sentimiento de fe que inunda el espíritu y la conciencia de muchas personas; pero dicha realidad es ajena al mundo físico: su existencia es fantasmagórica. Y que nadie se eche las manos a la cabeza, fantasmagórico no lleva ningún ánimo de ofensa; es, ni más ni menos, que el plano de existencia de toda idea. Así que abundando: la única certeza no es la existencia no imaginaria de su Dios, sino la de su fe, que convive con el hombre en su propio plano y consigo mismo.

En un pagano los Dioses no son interiores, sino que son algo externo al propio hombre. Quizá por ello el paganismo sea una religión más avenida a la acción, más vitalista y más positiva, mientras que el abrahamismo, por ejemplo, empuja al hombre al achaque de conciencia, a la introspección, a juzgarse negativamente y a sentir la vida como un calvario, pues tiene prometido un paraíso en un futuro post mortem. Para el pagano la vida es el mayor regalo, para el abrahámico la vida es un camino de redención constante.

Si algo distingue al paganismo de lo demás es que los dioses que hacen de estas cosmovisiones una realidad y que se manifiestan como formas vivas de la naturaleza, juzgan a los hombres por su valor. No hay elegidos por los dioses, sino favoritos. No hay hombre elegido o tocado por la mano de Dios, sino hombre que se gana el favor de sus dioses. No es casualidad entonces que el paganismo le dé mayor valor a la acción que a la palabra, a la demostración más que a las buenas intenciones procedentes de melosas palabras. Expuesto así, el paganismo es certeza, es evidencia, mientras que el monoteísmo parece duda, confusión, imaginación, aunque luego se viva aparentemente como una certeza que convive en el plano de existencia físico.

Este reconocimiento mayor a la acción sea quizá la consecuencia primera que lance a ciertos hombres y mujeres al heroísmo. Estos hombres y mujeres quieren demostrar a los dioses que pueden tener un lugar en la gloria que habita entre ellos. Quieren demostrar su valor, pero hasta un límite que casi les permita dejar de ser hombres. Esta mentalidad de entrega entra en colisión con la sumisión del martirio. Heroísmo y martirio, que son burdamente utilizados como sinónimos y que forman parte de dos formas completamente distintas de pensamiento, sentimiento y proceder. El mártir quiere ganar con una acción -mandato siempre del Dios único- su paraíso prometido (su recompensa por años de fe y sumisión) y descansar de la vida; el héroe, por su parte, ha superado el miedo a la muerte y a la propia muerte con su actitud heroica, que es capaz de llegar a donde haga falta aunque el final, su sino, sea trágico. La orden de tal acometimiento parte del hombre entregado a la existencia y a sus dioses, que conviven en un mismo plano. Es cierto que los dioses pueden determinar negativa o positivamente en el devenir de los acontecimientos y que las luchas que estos tienen entre sí no dejan de tener su eco en la vida de los hombres, y no deja de ser menos cierto que los dioses piden a veces el favor de los hombres para su capricho; pero ahí reside la magia de una cosmovisión grecorromana, por ejemplo. Dioses y hombres viven en un mismo plano, ambos se piden favores mutuos y ambos pueden negarse y obedecer, aunque obviamente el poder de los dioses sea superior, y fulminantemente superior: pero es que es heroico desobedecer y desafiar a un Dios.

Muchos piensan que soy pagano. Más que pagano soy un paganizado y un paganizante. Mi tendencia es el nihilismo, y digo tendencia porque eso no es una creencia o una fe, tampoco significa necesariamente luchar por y postrarse ante la nada. El nihilismo, bajo mi concepción, es una fuerza creadora. Creadora porque es una fuerza positiva, una fuerza ordenadora que surge de la propia voluntad. Las religiones paganas, con su literatura y ricos detalles, me parece la creación más bella que existe entre todas las cosmovisiones religiosas, una creación que tiene su eco en este mundo y que aspira a ser la representación de este mundo. Muchos podrán burlarse de las manifestaciones escultórico-artísticas que dan vida o representación a los dioses, muchos podrán ver como producto de la barbarie muchas prácticas paganas, pero cierto es que el paganismo te hace más fuerte, te anima a vivir, te hace amar ser hombre y este mundo; y por lo tanto te obliga a luchar por este mundo, y por ti, y no por un más allá incierto.■

14 de septiembre de 2012

ESPAÑA DEBE MORIR: ALGO NUEVO DEBE SURGIR

(Vídeo de 2011)

Cuando muera España fundaremos
Una gran España todavía más terrible.

Con un pueblo nuevo que ya no será celta
Ni íbero, romano o visigodo.

Levantaremos los dioses olvidados
Y seremos solamente: banderas negras, acero y territorio.


Odio a la gente "espabilada". En este contexto no quiere decir persona despierta, o quizá sí, pero no para bien. En la zona en que habito suele utilizarse de forma peyorativa, como sinónimo de "listillo", persona que se aprovecha de alguien o de una coyuntura efímera para su propio lucro sin importar los demás; vamos, un mammón, aquel que no tiene conciencia, que pisotea a quien sea para su bienestar. El espabilado es el típico pepero de partido o de voto que busca el pelotazo inmobiliario, que se compra cuatro casas para venderlas y especular. Conozco a más de uno que lo hizo y no pudo vender las casas. "Que se joda", pienso. O el típico del "pesoe" o de "iu", que busca la subvención, lucrarse de las contribuciones de los ciudadanos y meter en el ayuntamiento a sus amigos. España no tiene solución, el español es una víbora, una chinche, un mosquito; el español honrado, el español que no se vende a nadie, el español que sólo quiere trabajar honradamente y ganar su paga sin hacer daño a nadie ni esperar más riqueza que la de su propio esfuerzo... eso ya no existe. Muchos critican a los políticos por corruptos y por ladrones, por dejar el país en la ruina y lucrarse miserablemente a costa de los demás y relativizar el drama de muchas familias, parados, etc. Critican, insultan, etc., pero en el fondo harían lo mismo, y lo dicen sin vergüenza. ¡Qué poca vergüenza hay en este país! Personas "humildes" sin vergüenza, con catadura moral reprochable. Ser pobre no te convierte en buena persona: yo no juzgo a las personas por su cartera, ni pienso en "un pobrecito" cuando observo a alguien que coge comida de un contenedor porque pasa hambre. No creo en las clases, sino en las personas, PERO SOBRE TODO EN AQUELLO QUE LES HACE SER PERSONA, Y LA PERSONA NO ES ALGO QUE SE TENGA POR IGUAL, NO HAY PERSONAS IGUALES Y POR ELLO LAS HAY MEJORES Y PEORES, SUPERIORES E INFERIORES. Yo no juzgo a nadie más que por sus actos, ni me fio de nadie hasta que lo veo devenirse en sus acontecimientos. No quiero oír de moral, no quiero ejemplos morales, quiero personas que sirvan de ejemplo y que su moral sea su propia acción, para que su ejemplo sea el modelo moral a seguir. Ese espíritu se acabó, ahora gana quien "mama más", quien habla bonito aunque luego haga lo contrario.

Nuestra batalla es espiritual. El espíritu está enfermo. O muerto, pues este mundo ya no tiene alma. La poca que pueda tener queda relegada o existe en forma de apariencia, como disfraz.

El español, un modelo de hombre venido a menos, olvidado de sus orígenes y de su historia. Hoy el español es negro, chino y amerindio, la memoria del español está ya en África o en Asia; piensa en la multiculturalidad, en mezclarse, en cómo suicidarse y desterrar una identidad "que tanto daño ha hecho en el pasado". El español que ya no lucha, el país que ya no se sostiene y que se gobierna militarmente desde la OTAN, o económicamente desde el FMI o el BCE.

España debe morir. Debe morir esa España de modales burgueses, de gustos de principito de palacio y maneras de pijorro de polito con cocodrilo. No hay nada más grosero ni más estúpido que el ideal burgués. Hacer ostentación de riqueza debería ser, en un país donde realmente gobernara la condición de la persona, una inmoralidad. El dinero debería ser tan vasto en tamaño que a la gente le diera vergüenza sacarlo. El dinero no sirve de nada. Sirve el trabajo. El trabajo, el auténtico capital de una nación, el auténtico valor que debe dar crecimiento a un país. Pero no, se ha preferido LA DEUDA, una deuda para crecer inconscientemente, para crecer con algo que aún no ha sido trabajo para LUEGO TENER QUE TRABAJAR MUCHO MÁS PARA PODER PAGAR ESA DEUDA. Ahora somos esclavos de la banca internacional. Pero la responsabilidad de ello la ha tenido la propia idiosincrasia del español que hoy habita, que va de nuevo rico y de adalid del ideal burgués, del odioso y estúpido burgués. La culpa es de la más negativa condición humana (que ha podido con la positiva), que quiere tener mucho sin haberlo trabajado: antes de tiempo. La culpa es de aquel que se deja esclavizar, ¡la libertad no es un regalo, sino algo que surge o no surge de nosotros! ¡LA LIBERTAD ES LA MAYOR CONQUISTA INDIVIDUAL QUE UNO PUEDE HACER! ¡Y EN DICHA CONQUISTA NO HAY CADENA O CALABOZO QUE LA EVITE!

Ahora España es un país de parados. De parados, de bares, de putas y de mafiosos. Miseria y podredumbre. En el centro de Madrid quieren construir Eurovegas. Todos se pelean por el sucio dinero de un judío sionista. Al menos ese judío lo ha visto claro, ¿qué mejor sitio para este meganegocio que un lugar como España, un lugar de bares, juego, mafiosos y putas? España tiene lo que se merece, el español es hoy una calamidad. Yo reniego de España, que España muera, que sea tirada por los suelos. España es un hombre débil, dejemos que muera, ayudémosle en tal tarea. Algo nuevo debemos construir, algo terrorífico para mentalidades pusilánimes, burguesas, acomodadas, débiles y estúpidas. Construyamos algo que sea el ejemplo de nuestra fuerza, algo hecho con nuestra sangre y nuestro sudor. Algo que haga recordar a España como una calamidad del pasado. El futuro puede ser nuestro, el futuro puede empezar hoy. Podemos hacerlo desde cero. Hagamos correr la sangre por toda Europa.

España debe morir hoy como feneció el reino visigodo en manos de la morería. Luego ésta calló ante algo nuevo, ante lo que luego, más tarde, sería España, la España grande e imperial. Pero hoy España debe morir, repito. Y volver de otra forma, con otra voluntad, más terrible e impía que nunca, ¡como una ruptura con todas las épocas! Nosotros debemos ser la garantía de nuestro futuro y de nuestra libertad. Ni un paso atrás, debemos ser todo intransigencia e impiedad: es que no hay nada que negociar, todo está claro, y hay mucho que aniquilar... Que la oligarquía tiemble, ¡y que muera!

Que nadie piense en mí como en un antipatriota, pero en un futuro atomizado donde las naciones ya no tendrán valor, en un mundo donde las banderas no representan nada ni a nadie, MI ÚNICA PATRIA SOY YO: más vale estar preparado. España hoy no merece nuestro amor, ni nosotros nos merecemos ser españoles. Hay que luchar por algo mejor, por algo que valga la pena. Si España muere yo no lloraré, porque España debe ser superada y nuevos hombres deben dar lugar a un nuevo pueblo. Mientras tanto, lucharé por mí -pues aún no ha nacido mi pueblo-, la revolución empieza por mí, y quizá por ti, o por aquel. Nuestra lucha esencial es contra el sistema, el liberalismo, el sionismo, el marxismo, la banca, la clase política profesional... Es una lucha de aliados dispersos contra un enemigo formidable y casi invisible. El futuro pasa porque cada uno de nosotros seamos nuestra propia bandera.

¡¡LUCHA Y REVOLUCIÓN!!■

9 de septiembre de 2012

LA MUJER OPRIMIDA Y PORNO EN EL MÓVIL

Hoy se engaña a las mujeres con el feminismo, se les dice que pueden llegar tan alto como los hombres. Y personalmente creo que pueden llegar muy lejos, pero se equivocan si para ello deben tener como modelo al hombre, pues de esa forma asumen su inferioridad: "queremos ser igual que los hombres", dicen. Pero nunca lo serán. Y no digo que sean inferiores, pero entiendo que una feminista debe ser consciente de su inferioridad (desde un aspecto personal) y por ello se hace feminista: para poder ascender, para reclamar y conseguir de alguna forma un estatus que no es capaz de conseguir por sí misma; porque una mujer sin complejos no necesita ser feminista.

Y bien, las mujeres pueden llegar muy lejos. Pero no llegarán a lo alto siendo mujeres, sino imitando los comportamientos y esquemas propios de un hombre y gracias a una y mil políticas de discriminación positiva, que no son otra cosa que entorpecer las aspiraciones de un hombre (cuyo pecado es haber nacido hombre) en su realización personal. De esta forma, las mujeres no ofrecerán a la sociedad sus geniales dones femeninos. Se muestran rudas y a veces poco femeninas. No es algo que agracie a la mujer.

Y es que el feminismo es una desventura para la mujer. Hoy más que nunca la convierte en un ser de segunda. Necesita de la ideología y no de su genio para ascender. Y la tragedia radica ahí, pues una mujer conseguirá algo por el simple hecho de ser mujer, porque por ley se establece que así sea; e importará bien poco su valor y su arrojo, su capacidad o actitud: lo único que interesa es que sea mujer y no el ascenso de los mejores en cada puesto y en cada lugar. De esta forma nos encontramos a mujeres encumbradas que son auténticos despojos en el terreno de la política, por ejemplo. Su mérito es ser mujer. Pero para una mujer ser mujer no es ningún mérito. Esta situación creada pone en un serio aprieto a las mujeres que sí pueden conseguir lo suyo por sí mismas y que quieren ser reconocidas al margen de su sexualidad, ya que todas estas políticas ponen bajo sospecha todo logro de la mujer: ¿lo habrá conseguido por méritos propios o por ser mujer?

Hemos llegado a un momento histórico en el que por el bien de la sociedad podría haberse dicho adiós a todo sexismo. Muchas formaciones identitarias podrían haberse distinguido de las tradicionales formas políticas devenidas en democracia adoptando el antisexismo como seña de identidad política, promocionando la unidad y cohesión social y la familia, que es donde se forjan los dones propios de cada sexo en beneficio de una sociedad sana. Pero interesó fomentar el feminismo, y se sigue haciendo con auténtico ahínco, ya sea por interés político o por propio convencimiento.

Para el empresario el feminismo ha sido una ganga. Junto con el inmigracionismo han supuesto dos políticas que han beneficiado al capital. La han beneficiado por ventajas que recibe el empresario, porque resulta más barato contratar a un inmigrante o a una mujer. No hay más vuelta de hoja. Si se lucha contra la discriminación hay que hacerlo con coherencia, no con más discriminación. Y no pretendo echar la culpa de todos los problemas a las mujeres o al inmigrante, pues ellos no son más que víctimas del esquema globalizador que se está implantando y de un plan político muy bien orquestado. Y por supuesto, el feminismo y el inmigracionismo son sólo dos pilares de tal plan.

Hoy la mujer no es víctima a no ser que sienta como propio el drama de cualquier mujer que si ha sido víctima de algo. Malos tratos, desigualdad salarial, discriminación laboral, acoso en el trabajo, etc., todo ello se ha magnificado poniendo al hombre en su conjunto en el punto de mira y como causante de todos los problemas de la mujer. Y es que el marxismo, cuando no tiene a su favor las condiciones objetivas para su supervivencia, genera el caos para darse un sentido o para crear un sentido distinto en la vida cotidiana en su afán de dividir y destruir. Es lo que lleva haciendo desde hace décadas en su ardua tarea de acabar con la identidad de los pueblos europeos y eurodescendientes. Nuestra labor es hacer frente a todo esto.

Cambiando de tercio, aunque no de tema, quisiera hacer unas reflexiones sobre el caso de la concejal Olvido Hormigos, que se ha hecho popular por un escandaloso vídeo erótico. Hay que reconocer que la chica es físicamente agraciada. Pero en política no necesitamos a mujeres físicamente agraciadas, sino a mujeres que sepan ser dueñas de su intimidad, además de ser ejemplos impolutos para una ciudadanía carente de modelos loables a seguir. Por supuesto, lo mismo se pide a los hombres. A mi entender, esta mujer no ha sabido ser responsable de su intimidad, y si no lo es de su intimidad... Ella misma se ha faltado el respeto pues al fin y al cabo la detonante del escándalo ha sido ella misma. Nunca habría pasado nada si su intensa vida sexual se hubiese quedado para ella sin dejar registro en un vídeo; o lo hubiese compartido con personas de confianza. No obstante, este asunto en realidad no merece mayor interés pues que la mujer sea promiscua no es a día de hoy noticia, ni me produce rechazo que una mujer viva su propia sexualidad y la goce, al contrario, una mujer debe conocer y explorar su cuerpo... en privado y sin cámaras.

Lo que si merece interés es lo que ha desatado a nivel ideológico. Mujeres en bloque de diferentes tendencias y pagafantas han salido en su defensa, defendiendo tal acto como algo no infame. El escándalo parece haber sido provocado por la hipocresía española y mentalidades del pasado y no por la propia autora del vídeo, quien inició todo este asunto grabándose: la autora del vídeo queda eximida como detonante del escándalo, ella es inocente. Todo ha sido producto del machismo, en definitiva, o eso nos quieren hacer creer. Así debe suceder con todas las minorías declaradas en peligro de exclusión o una gran parte de la sociedad, el género femenino, que ha sufrido históricamente, nos dicen, una fuerte discriminación. Por ejemplo, los sucesos de San Gotleu fueron debidos a la falta de medios y a la escasez de recursos económicos de la población desencadenante de los sucesos, que era extranjera. También se debió a un ambiente de exclusión propiciado por el racismo del español hacia los negros, que impide a éstos integrarse y comportarse como personas civilizadas. En el caso de esta mujer el detonante parece haber sido el ambiente machista que aún perdura en este país, además de la hipocresía de la sociedad española. Esto tiene una lectura muy clara: aquel que es declarado oprimido no es responsable de sus actos, sino un sujeto determinado a cometernos por la clase no oprimida.

El (declarado) oprimido es inocente. El (declarado) no oprimido es culpable. Y no lo es de algo en concreto, sino de lo que hace y de lo que le sucede al primero. Esta es la lógica predominante, y así sobrevive el esquema marxista. Dicha lógica es la que nos quiere hacer ver que estamos ante un caso de machismo, con la pretensión de presentar a la concejal como una víctima; generando así una realidad falsa, una realidad artificial, pero una realidad que como generada acabe convirtiéndose como objetiva para que la lógica marxista se desenvuelva, a pesar de que no estemos ante un caso de machismo.

7 de septiembre de 2012

LA METAPOLÍTICA


Manifiesto: la Nueva Derecha del año 2000 
Alain de Benoist y Charles Champetier

«La metapolítica no es otra manera de hacer política. No es en absoluto una "estrategia" que tratara de imponer una hegemonía intelectual; tampoco pretende descalificar a otras posiciones o actitudes posibles. Sencillamente, la metapolítica reposa sobre la constatación de que las ideas juegan un papel fundamental en las conciencias colectivas y, de forma más general, en toda la historia humana. Heráclito, Aristóteles, Agustín, Tomás de Aquino, René Descartes, Immanuel Kant, Adam Smith o Karl Marx provocaron en su día, con sus obras, revoluciones decisivas cuyo efecto aún se percibe. Es verdad que la historia es resultado de la voluntad y de la acción de los hombres, pero tal voluntad y tal acción se ejercitan siempre en el marco de un cierto número de convicciones, creencias y representaciones que les confieren un sentido y las orientan. La ambición de la Nueva Derecha es contribuir a la renovación de esas representaciones sociales-históricas.»


Un movimiento por encima de la derecha y de la izquierda, lo cual no quiere decir ser trasversal; concepto el de trasversal que en la práctica debe ser entendido no como algo por encima del estándar políticamente correcto, sino estar precisamente en él, sólo que desde la izquierda a la derecha, abarcándolo todo; y puede que hasta sólo la izquierda. Pero la metapolítica no debe preocuparse de ese problema de la derecha y de la izquierda, que no es más que el orden de cosas que ha impuesto the establishment para dar una apariencia (o verosimilitud) de oposición dentro de la esfera parlamentaria y "democrática" que nos seduce con su incuestionable libertad. No digo que exista libertad, sino que esa supuesta libertad no se puede cuestionar; o sí se puede, yo soy un ejemplo de que tal poder existe, pero no sin ser objeto de ataques de los sumidos en un discurso que debe ser superado. Y nosotros hemos de ayudar a que tal pensamiento sea superado. ¿Vamos a tener miedo de insultos y de amenazas? No, por supuesto que no. 

Retomando las preocupaciones de la metapolítica, he de subrayar que tal des-preocupación por la derecha y por la izquierda no debe ser un problema extremadamente serio en el seno metapolítico (que no es un terreno de militancia por el poder), lo cual no debe entenderse como una negación de esa realidad; lo que ocurre es que la política no es el fin de la metapolítica: la metapolítica es el medio para todo cambio del que ha de servirse la política, cambio que ha de guiarse por parámetros ajenos a las realidades perdurables a día de hoy en la división política. Sin embargo, sí es preocupación la política en un terreno conceptual y por ello izquierda y derecha, o el  socialismo, o el nazismo, o el liberalismo, etc., son sólo objetos de estudio y de análisis.

En definitiva, el objeto de la metapolítica no es la política, o, mejor dicho, su objetivo no es hacer política; si acaso establecer los principios que ha de regir (a) la política. Es un más allá de la misma, es generar un impacto cultural en la sociedad, un movimiento que debe ayudar a la sociedad y al propio individuo reencontrarse con sus orígenes, pero no sólo con sus orígenes, pues sin renunciar a la autenticidad (a lo que somos, a lo que hace que seamos y a lo que puede ayudarnos a ser mejores sin dejar de ser nosotros mismos) debe ser detonante de una nueva revolución, motivada por la voluntad de hombres que sepan constatar las realidades presentes y generando a su vez una nueva sensibilidad, una nueva vía de desarrollo de las ideas y de interpretación del mundo. De esta forma, la metapolítica la entiendo como un movimiento con una clara puesta de miras en el futuro, pero sin olvidar el pasado y con los pies en el presente; movimiento en clara oposición al marxismo cultural, ideología ésta que pretende dinamitar todo aquello que hace a los países de idiosincrasia europea ser lo que son.

Obviamente el marxismo cultural es en su modo de operar una especie de metapolítica. Ciertamente lo es, lo es si nos atenemos a que quiere influir en la mentalidad de las personas, en la forma que éstas tienen de percibir y de ver el mundo. Y obviamente en tal labor juegan a su favor los medios de comunicación, desde los estudios de cine hasta los noticieros y programas de sobremesa. Y obviamente, y ya acabo con las obviedades (aunque existen muchas más), van ganando esta batalla cultural. Pero la metapolítica de la que yo hablo no es marxista cultural, es puramente metapolítica, pretende crear, regenerar, revolucionar, defender la autenticidad de las cosas; no pretende, por otra parte, establecer una verdad absoluta, ni crear una verdad, simplemente acercarse a ella. Por lo que yo no hablo de influir realmente (es decir, en este caso influir no connotaría manipulación), sino de ofrecer a las personas una herramienta que les ayude a "darse cuenta", a ser más conscientes y retomar la autenticidad de las cosas: reconstruir nuestra propia identidad, a día de hoy medio en ruinas gracias al afanoso trabajo de los ingenieros sociales marxiano culturales y más de dos mil años de judeocristianismo.

Así es como yo entiendo la metapolítica. Sé que existen varias acepciones y en los enlaces de interés que pongo más abajo podréis encontrar mucha información al respecto. No obstante, aquí queda mi propia apreciación del asunto tratado.■ 


Enlaces de interés: 
- ¿Qué es la metapolítca?
- Metapolítica
- Metapolítica (en Metapedia)