1 de abril de 2014

LA ESCLAVITUD Y EL AMOR

La verdadera esclavitud vino predicando la piedad.



Lo que hagas por mí no lo hagas por pena. Hazlo porque me amas, porque es tu deseo más intenso.


La libertad en la pareja es la consecuencia propia de dos personas que no se aman plenamente. Una cosa es dejarse espacio, pero cuando dos personas se aman de verdad la libertad deja de importar, todo es sacrificable por la otra persona.


¿Cómo darse cuenta de que estás perdidamente entregado a otra persona, cuando estás enamorado, es decir, cuando haces de otra persona tu causa? Pues tan sencillo como llegar al punto de que serías capaz de sacrificar tu vida por aquello que amas, cuando sientes que el sacrificio de tu vida es digno por el amor que sientes. Esto es extrapolable a la patria.


¡QUÉ HERMOSA ES LA MUJER ESPAÑOLA!


El amor son acciones, no palabras. La diferencia es la misma que hay entre amar y hablar. Hablar no es amar.


El esclavo cambió sus cadenas por el más allá y su necesidad de luchar por la libertad por la esperanza. Pasaron de una esclavitud física a una espiritual.


Si se dijera toda la verdad sobre la esclavitud en África a lo mejor los blancos serían exculpados. Al fin y al cabo los blancos eran generalmente sólo los clientes. De negros que traficaban con su propia gente o de los tratantes del pueblo elegido nadie dice nada.

Esto es capitalismo


El sistema económico del Imperio Romano era la esclavitud. Desde entonces el sistema ha derivado en democracia y contrato.


Yo no vendo un producto. Soy anticapitalista. Simplemente encarno una causa, un destino común para el pueblo español.


Las filosofías o credos de la fe o de cansados nos han enseñado que la esclavitud puede ser hasta deseada por muchos.


¿Qué es la voluntad? Mandar y obedecer. El soberano es tan dictador como esclavo de sus propias órdenes.


Someter, que no abusar, mediante el amor a una mujer es uno de los mayores placeres que un hombre puede experimentar siempre y cuando éste tenga buena conciencia.



El Principito es una de esas obras tan fascinantes que es imposible olvidarlas. Siempre me llamó la atención la intrínseca soledad del Principito, vagando por diferentes mundos, siendo partícipe de la eternidad, aunque en incesante búsqueda.

7 comentarios:

  1. LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

    ResponderEliminar
  2. En esto del Amor, no hay que confundirlo con el sentimiento de posesión muy propio del ego, ni con el sexo... sería un error confundir el AMOR con los egoismos muy propios de las trampas emocionales en que la sociedad nos tiene sometidos controlando nuestras mentes y nuestras almas.

    ResponderEliminar
  3. Comparar a la mujer y la patria es una aberración típicamente masculina.

    Es bien sabido que las mujeres carecen de espíritu patriótico; no por nada son las primeras en abrirles las piernas a los exóticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece típicamente homosexual no ver en una mujer el refugio, el hogar, el origen de toda patria.

      Eliminar
    2. Sí, en efecto, como el homosexual Nietzsche. O detállenos: ¿¿¿dejo Nietzsche amorosa esposa y amorosos hijos a la patria que tanto decía amar???

      Eliminar
    3. Lo que hiciera Nietzsche con su vida no es de mi incumbencia. Ser nietzscheano no me obliga a vivir como él, Quizá Nietzsche era poco nietzscheano. Cosa que nadie, todavía, se ha atrevido a afrontar.

      Eliminar
  4. La mujer y el fuego del hogar siempre han estado unidos, ella era la encargada de mantener la casa caliente, y a los hijos al resguardo de todo peligro. Ella sabía donde se escondían las armas ante un posible peligro.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.