1 de septiembre de 2016

CARNE DE CENSURA

Todos los grandes genocidas tenían razón: la gran plaga es el hombre.


Los derechos humanos sobrevaloran a la persona. Hay gente que no vale ni el esfuerzo de la madre por haberlo parido.



Los malvados existen para que los malos reciban su merecido.


Tenemos un mundo de mierda gracias al hombre, que vive imbuido en un sistema injusto que se merece. ¿Pensar en esto me hace prosistema? No, pero es que parto de que el mundo que es es el único posible puesto que la gente no da para más. Lo que os pasa de malo os lo merecéis… por lo general, ¡dejar de dar pena!


Más de un nuevo rico se merece una crisis que lo arruine… o lo mate. Y muchos pobres también.



Existe un sector del LGBT que lucha contra el patriarcado y la opresión del hombre blanco heteresexual -a los demás hay que respetarlos porque o es su religión o es su cultura- que a su vez desea matrimonio e hijos, aunque sea mediante adopción, es decir: su modelo de referencia es el patriarcado y quieren con derechos lo que no les corresponde por naturaleza.


Ser feminista es honrar y esforzarse en conseguir los dones del varón, los cuales envidia, despreciando su propia naturaleza femenina.



Gracias al aborto no habrá tantos hijos de puta en el futuro.


En los trabajos de trato al público se aprende una dimensión tan real del hombre que uno no puede más que detestarlo: tan delicados, tan pobrecitos, con tantos derechos, ¡y con tantas ínfulas de persona que se cree algo en la vida que habría hasta que besarle los pies! ¡puuuuuuag! ¡Darme una escopeta!


Esas medallas olímpicas ganadas por países europeos gracias a no europeos… Lo siento, para mí no tienen validez, son una estafa.


Liberales y marxistas se han repartido las tareas del capitalismo.



No estoy a favor ni en contra del aborto, sino en contra de la irresponsabilidad.


Los comunistas llamaban maricones a los nazis y nadie acusa a esos rojos de homófobos, ¡maldita sea, cómo puede ser! Señor Alberto Garzón y Señor Pablo Iglesias, pidan disculpas en público a sus locazas, ¡que la culpa recaiga sobre vosotros!


Las leyes contra la discriminación son aquellas que te obligan a aguantar a insoportables por decreto. Es decir, leyes que coartan tu libertad, como no.


Los manteros hacen competencia desleal al pequeño comerciante local reventado a impuestos. Pero como los manteros son por lo general negros inmigrantes pues nada: pobrecitos dice la plebe…



El andalusí Averroes sostenía que las mujeres son hombres imperfectos. Yo digo que la mujer es perfecta como mujer y que el feminismo las engaña y pretende convertirlas en hombres imperfectos.


Todas las culturas en decadencia se caracterizan por algo: la relajación u olvido de las costumbres y tradiciones.


Desconfío de la gente buena. Les desprecio. Gente que va presumiendo de sus buenas acciones y que pide prebendas y privilegios por ello. No existe nada más odioso para mí en este mundo, personas que te chantajean emocionalmente, que se creen algo por hacer simplemente lo correcto. Estas personas por lo general necesitan justificarse de cara a la sociedad por lo privilegiados que son, son gente que en el fondo se cree superior. Su falsa modestia les delata, como sacerdotes llevan la bondad como profesionales de hacer el bien: lo hacen porque es su trabajo, por imperativo categórico, no porque sea su condición y naturaleza. Es difícil encontrar la espontaneidad, es decir, lo que es por sí mismo: lo auténtico... personas que sean buenas porque sí, porque no pueden ser de otra manera.

14 de agosto de 2016

UN HÉROE CONTRA LA HUMANIDAD


El mundo de los superhéroes está fuertemente moralizado. Cuando digo fuertemente moralizado quiero decir también perfectamente polarizado. Todos sabemos quiénes son los malos y los buenos para el que construye la historia. Obviamente esto no tiene que ser siempre así, hay muchísimas historias y muchísimos personajes, aunque yo me expreso en términos generales. Es por ello que percibo cierto denominador común; en los buenos: tienen esperanza en la humanidad, incluso cuando sienten mayor hartazgo por ésta, es como si no hubiera otra forma de ser un héroe que creyendo en la humanidad; en los malos: mayor visión realista del mundo, una profundidad mayor en la psicología humana -más realista-, carecen de esperanza respecto a la humanidad.

Por supuesto hemos de entender la humanidad como un elemento puramente universal, como algo liso que define a la suma de la inmensa masa de los seres humanos en una misma entidad donde todos por igual tienen la misma dignidad: todo reducido a lo mismo, anulación de la particularidad. Y yo me digo si es posible un héroe que no sea caracterizado como malo que carezca de la creencia en la humanidad, que no tenga visos de querer universalizar todo; es decir, alguien que no luche por algo abstracto, que discrimine, distinguiendo claramente, teniendo una visión diáfana de la realidad. Esto que expreso, una mayor consciencia, sería casi un superpoder: ver tras las persona y barajar si merecen ayuda o no, alguien que sea capaz de juzgar y que no le tiemble la mano si éste u otro ha de morir o no. En este sentido hay antihéroes como The Punisher que me caen bien, respecto al esperanzado y moralista Daredevil, el gran héroe católico. Hasta los “malos” me parecen más atractivos que los “buenos”, tienen más fondo, más filosofía, una misión más clara.

Y bien, ¿por qué no un héroe que no crea en la humanidad? ¿Por qué no un héroe que no sienta esperanza? ¿Por qué no un héroe que pelee por algo real y por personas concretas? ¿Por qué no un héroe que no crea en utopías? Al fin y al cabo el mundo no puede ser mejor porque la gente es incapaz de ser otra cosa que lo que es: chusma.■

6 de julio de 2016

EL SUFRIMIENTO EXISTENCIAL

El sufrimiento define a las personas, las desnuda, las despoja de todo lo que no son. Hace que se evidencie el valiente o el cobarde, el laborioso o el vago, el burgués o el trabajador, el que le dice sí y el que le tiene miedo... No hay que buscar sufrir, ni permitirlo si es posible, pero hay que asentir al verlo, sin desmoralizarse. Y cuando hay que buscarlo, cuando sufrimos para hacernos más fuertes, hemos de disfrutarlo porque no es más que por amor hacia nosotros mismos. Para mí el "sufrimiento" es siempre un entrecomillado, pues no es sufrir tal como es entendido cuando se acepta la vida tal como es: al final se convierte en hábito.



El sufrimiento es necesario porque es lo único que muestra lo mejor de las personas. Cuando la paz o el sosiego reinan en la vida de los hombres los sentimientos grandes se desvanecen y éstos se transforman en seres sin trascendencia, insubstanciales y nihilistas, adorando la nada por la nada, despreciando así la vida y abandonando todo compromiso en pos de una idea de libertad que se adhiere al aire como un vapor pestilente.



La muerte es sufrimiento para los vivos. Nada más. Hay que decir sí a la muerte, sí a la buena muerte; heroicamente, en plena euforia.


Sentir empatía y entender el sufrimiento humano, ser comprensivo y asentir por las vicisitudes ajenas, no nos debe obligar a darle la razón a quienes sufren. Es un error pensar que alguien que sufre o ha sufrido tiene una especie de superioridad moral, o de notoriedad racional, o que tiene justificado el emprender ciertas acciones que para otros serían completamente reprochables. Más hoy que la gente sufre por nada, hasta por no tener tomate para los macarrones: millones de personas quejándose todos los días por nada; yo sólo me quejo de lo delicada y estúpida que es la gente. Así que bien, cuando alguien te exige comprensión por lo general quiere que le des la razón en todo: su sufrimiento o no simplemente es chantaje emocional.



El sufrimiento es la trama principal de nuestras vidas. Si le decimos sí tendremos una buena vida, si le decimos no seremos presa del miedo, de la esperanza y de personas que se presentan como salvadores.


El dolor del parto debería ser el sueño de toda mujer: es el padecimiento que las conecta con la trascendencia, ¡qué sentido tendría dar una vida sin sufrir! La abnegación más absoluta en pos de la vida, sacrificarse por algo que la dignifica, que la hace ser mejor... Las mujeres son seres de amor. Una mujer entregada en el amor es una mujer que se está realizando. Lo demás son mentiras y falacias del mundo moderno.


El sufrimiento burgués es tener que trabajar.



Gracias al drama ha surgido del hombre las mayores obras de arte. No habría arte con felicidad absoluta o al menos no merecería la pena.


El suicidio sólo es honroso por honor. No hay honra en la debilidad, en quien se aniquila a sí mismo por miedo a vivir.


Decir sí a la tragedia es simplemente aceptar el sino que nos es dado a todos los hombres. No se trata en ningún momento de aplaudirlo, de decir ¡venga, vamos, mátalos a todos! No. Se trata de vivir aceptando lo que va a ser queramos o no. La vida es bella porque el dolor hace contraste con los momentos felices. El placer es delicioso porque contrasta con la tragedia y el sufrimiento.



El masoquismo es la adición a vivir, a sentir intensamente. Y en el montañismo hay algo de eso; y por experiencia tal sentencia se me impone innegable.


El sufrimiento es el origen de todo lo bueno, pero a su vez, en demasiadas ocasiones, resultado de todo lo malo. ¿Es acaso lo malo el padre de lo bueno?



La violencia es la respuesta ante la maldad y a su vez una manifestación de la maldad misma. Pienso que tenemos algo de confusión moral aquí. ¿Sería matar lo correcto? ¿Sería correcto dejar vivo a alguien que mataría sin más? ¿Realmente matar te convertiría en alguien malvado si tal homicidio fuera necesario y ¡correcto!? En el fondo conocemos las respuestas a todo este embrollo, pero la moral que nos han inculcado nos nubla. Una vez aniquilas la moral en toda esta ecuación todo se ve diáfano y el juicio madura y se puede concebir sin recogimientos. Una visión amoral mata la moral. Nietzsche no mató a Dios, ¡mató la moral!, y con ello nos abrió un camino…

29 de junio de 2016

EMISIONES DE VOTOS: CONTAMINACIÓN SUFRAGISTA UNIVERSAL

Votar está sobrevalorado.... ya lo hace cualquiera. 



Cómo matar a un pueblo: mestizándolo, imbuyéndolo de ideas internacionalistas, universales y de odio hacia su historia y/o sangre, relativizando su origen y disfrazando de enriquecimiento cultural la mezcla de todas las culturas generando sociedades dispersas; promoviendo el aborto y defenestrando las tasas de natalidad, mediante la exaltación del homosexualismo, el feminismo y acabando con la familia tradicional, consagrando además la sustitución demográfica mediante inmigración más(iva)…; atomizando la sociedad en ¡¡individuos!!, derivar toda relación entre las personas a un interés monetario, comercial y frío…



Un sistema de mayorías es la dominación de una parte de la sociedad sobre la otra. Las mayorías son tiránicas porque en democracia la mayoría lleva la razón aunque no la tenga: y te tienes que aguantar.


Hasta 2016 los españoles siguen votando y premiando a los dos grandes partidos de siempre: los otros dos son secuelas de los dos principales, marcas blancas. Pues bien, les siguen premiando y votando, por lo que el español demuestra que en el fondo se ha merecido la crisis, los desahucios, la caída de los salarios, la pérdida de derechos, etc. O eso o simplemente es que el español es un desmemoriado, un ser sin voluntad y un corrupto como aquellos a quienes ha votado. Los políticos son inocentes: la culpa la tiene en buena parte el “pueblo”, o al menos lo que queda de él.


Los dueños de los medios de comunicación que manipulan España han decidido que el bipartidismo debe dar paso al bibipartidismo.



La abstención es legítima, pues no afecta al resultado electoral, ni beneficia a los grandes partidos… ni a los pequeños. Un voto no emitido es eso, un voto que no entra en la bolsa de votos y que no se cuenta. La abstención es decir que no se cree en un sistema determinado o simplemente, es posible, que se es un vago, aunque quiero pensar que la abstención es militante. La abstención es el no voto disidente cuando éste no es representado por nada ni nadie, sólo por sí mismo.


El sufragio universal es la idea igualitarista que piensa que toda persona está capacitada para tomar decisiones sobre el destino de una nación.



La democracia no es ir a votar. Ir a votar es sufragio. Democracia no es ser libre. Ser libre es decidir por ti mismo con multitud de condicionantes: la libertad se abole a sí misma, es y no es. Democracia no es luchar por lo que trabajaron nuestros abuelos. Porque nuestros abuelos lucharon por una familia y su pan. Democracia es el pueblo cuando tiene el poder. Lo es cuando lo tiene, vote o no. Si no tiene el poder, si no lo ostenta, si no lo ejerce, si no es responsable del mismo… no puede haber democracia. Pero sobre todo para que haya democracia debe haber un pueblo, y si el pueblo es aniquilado…

21 de junio de 2016

YO SENTENCIO

La economía financiera es trapicheo legal y quienes la acometen deberían tragarse todo su dinero como castigo.

Si el anticapitalismo fuera ir en contra de la banca entonces los atracadores serían anticapitalistas y no delincuentes. Y ese es el problema de muchos anticapitalistas: piensan como el atracador.

Ningún rico ha ganado su fortuna trabajando.


La esclavitud ha evolucionado a relaciones laborales cada vez más horizontales entre trabajador y empresario (esclavo – señor): los sindicatos son (únicamente) mediadores (que se lucran) en todo este entuerto.

El trabajo es lo único económicamente real y debería ser lo que midiera la riqueza de una nación.

El capitalismo liberal y el capitalismo marxista parten de la misma raíz cosmovisionaria: el materialismo.

El día que vea a activistas exigiendo obligaciones y no derechos…

A día de hoy los comunistas, antaño homófobos, intolerantes (o más bien intransigentes), autoritarios, antidemócratas, antiliberales, ordenados, disciplinados, machistas, sacrificados… han devenido en todo lo contrario a lo que eran hasta el punto de no ser del todo comunistas, sino mujerzuelas. Quizá por odio a sí mismos. ¿Es cuestión de tiempo que vuelvan a odiarse tal como son ahora y vuelvan a su origen?


En el fondo toda mujer desea ser dominada por un hombre, pese a lo que les ordene el feminismo. Aunque el feminismo simplemente demuestra que las mujeres desean ser dominadas por algo.

Tanta tolerancia nos matará.

Desprecio a la gente delicada.

Esa gente que se cree “superespecial”: les daría guantazos hasta que mis manos se pusieran moradas.

Los pijos: gente maleducada… pero con finura. Patada en el culo para todos ellos.


Sin ego seríamos nada y a la vez formaríamos parte del todo en su plenitud, diluidos. Tal vez en eso consista morir realmente, en evaporarse y formar parte del todo. Algunos filósofos hablaban del uno primordial y de la vida como un desgarro del mismo, algo que se escapa de esa esencia concentrada, formándose un ser único, un ego. ¿Cómo es posible? Lo absurdo de la vida no es que carezca de sentido, sino que no le encontremos explicación... ni el sentido. Por eso es mejor vivir pensando artísticamente. Tenemos un tiempo limitado, un espacio limitado, un cuerpo limitado… como un folio blanco, que es limitado. La vida es nuestro lienzo, seamos artistas.

15 de junio de 2016

DICTADOS



- YO SOY ÚNICO
- YO SOY PARTE DE UN PUEBLO Y MI PUEBLO FORMA UN PAÍS: SU PATRIA.
- MI SANGRE DICE QUIEN SOY Y DE DÓNDE VENGO.
- TODO LO ANTERIOR DEBO DEFENDERLO HASTA LA MUERTE.
- MIS DIOSES SON REALES.
- MI INTELIGENCIA ES MI MAYOR CUALIDAD, Y LA DE MI ESPECIE: PARA BIEN Y PARA MAL.
- SI NO HAY PUEBLO NO PUEDE HABER DEMOCRACIA.
- MI CUERPO ES LA CARGA QUE ME UNE AL MUNDO SENSIBLE: NADA MÁS.
- EL MUNDO ES SAGRADO, TODO ES SAGRADO, TODO ES LA VOLUNTAD DE LOS DIOSES: YO SOY SAGRADO.
- LA VOLUNTAD ES MANDAR(SE) Y OBEDECER(SE).
- LA IDEOLOGÍA ES UN MEDIO PARA PODER TENER UNA BASE SOBRE LA QUE GOBERNARNOS, NO UN FIN.
- EL MERCADO ES UN MEDIO PARA PODER INTERCAMBIAR, NO UN FIN.
- LA RELIGIÓN ES UN MEDIO PARA ACERCARNOS A LOS DIOSES, NO UN FIN.
- LAS PALABRAS SIEMPRE MIENTEN, SÓLO LAS ACCIONES DICEN LO QUE ES.
- LA VERDAD ES TAMBIÉN UNA MENTIRA, LA VERDAD ES HIPOCRESÍA RACIONALIZADA SOBRE UN HECHO. LA CERTEZA ES LA SUPERACIÓN DE LA VERDAD, EN CUANTO A INCONTESTABLE.
- POR LO TANTO: NO ES LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD, SINO DE LA CERTEZA.
- LA VIDA HA DE VIVIRSE DE FORMA QUE MEREZCA VIVIRSE ETERNAMENTE.
- HACER DE NUESTRA VIDA UNA OBRA DE ARTE.
- AMAR CON TODA INTENSIDAD.
- NO ODIAR: DESPRECIAR. ¿Y QUÉ ES DESPRECIAR? MIRA UNA CUCARACHA Y LO ENTENDERÁS.
- SER HONESTO; Y HONRADO; Y NOBLE; Y AGRADECIDO.
- HACER DEL DÉBIL UNA VOLUNTAD QUE DESEE SUPERARSE: Y DEJARÁ DE SER DÉBIL.
- EL HEROÍSMO COMO FORMA DE VIDA.
- LA BELLEZA COMO ORIENTACIÓN HACIA LO BUENO.
- LA MENTE ENGAÑA MÁS QUE LA INTUICIÓN.
- LOS COLEGIOS SON GRANDES CAMPOS DE CONCENTRACIÓN DONDE SE LLEVA A CABO EL LAVADO DE CEREBRO.
- NO TOMARSE DEMASIADO EN SERIO LAS INSTITUCIONES DE ENSEÑANZA, ABOCARSE AL AUTOAPRENDIZAJE.
- LOS BURGUESES Y LOS RICOS NO SON, POR LO GENERAL, DE FIAR. DEFENDERÁN CAUSAS, PERO PRIMERO VAN SUS POSESIONES. TAMPOCO SON DE FIAR LOS POBRES, DESEAN SER RICOS.
- LA CORRUPCIÓN ES ESTRUCTURAL: DE ARRIBA A ABAJO Y DE ABAJO A ARRIBA.
- SER UN "POBRECITO" O UN INMIGRANTE O UNA MUJER O... NO TE EMBADURNA DE BONDAD. 
- SÓLO AQUELLOS DISPUESTOS A PERDERLO TODO O AQUELLOS QUE NO TENGAN NADA QUE PERDER SERÁN APTOS PARA UNA VERDADERA REVOLUCIÓN, SEA CUAL SEA, QUE PIENSE EN ROMPER CON TODAS LAS ÉPOCAS Y FORJAR UN NUEVO COMIENZO.
- EL DINERO CORROMPE AUNQUE NO QUIERAS. CUIDADO.
- EL PODER ES LO ÚNICO QUE ES REAL. AQUEL QUE DICE QUE NO QUIERE EL PODER SE ATESORA LA VOLUNTAD DE LOS INGENUOS MEDIANTE LA ESPERANZA: ESO ES DESEAR PODER.
- UTOPÍA Y DISTOPÍA SON SINÓNIMAS.
- LA LOCURA ES LA VERDADERA HERRAMIENTA DE TRABAJO DE UN ARTISTA.
- EL ARTE MODERNO CONSISTE EN ENSALZAR COMO ARTE LA CHAPUZA.
- AQUEL QUE DEFIENDE SU IDENTIDAD, SEA NEGRO, CHINO, POLACO, JUDÍO, GITANO, ÁRABE… ES MI ALIADO OBJETIVO Y POTENCIAL.
- EL LIBREPENSAMIENTO ES UNA ACTITUD, QUIEN PIENSE EN LIBERTARISMO O EN DERECHOS NO SE HA ENTERADO DE NADA.
- LA MORAL ES NECESARIA PARA GOBERNAR(SE), PERO EL AMORALISMO NOS PONE POR ENCIMA DE ELLA PARA SER SOBERANOS Y ENTENDER EL MUNDO Y TODO LO QUE CONTIENE, INCLUIDAS LAS PERSONAS. Y A ESTO LLEGAN LOS MENOS.
-..............

7 de junio de 2016

ENTRE LO MORAL Y LO IRRACIONAL


Se dice que es el hombre quien hace que las cosas se vean bellas. La belleza y la fealdad pueden entenderse como elementos morales y por lo tanto relativos, pues si tan diferentes son los hombres entre sí tan distantes pueden ser sus cosmovisiones… desde lo espiritual hasta lo estético.

Pero es justo pensar en lo bello como lo bueno y sobre todo cuando se aprecia lo que es bello por sí mismo, lo que es bello porque es su naturaleza, no porque nos lo parezca. Y lo mismo debería distinguirse en lo fuerte, en lo valiente, en lo heroico, en lo noble… porque eso también es lo bueno. Y en el mundo de hoy sólo se ensalza la fealdad, la gente se esfuerza en hacer de lo feo el ideal estético. Tal es entonces mi deducción de que vivimos en un mundo malo. Y lo veo, no es bueno o malo porque sí, no es una condena moral racional, simple verborrea, es malo porque se adora la fealdad, lo deforme, lo maloliente… simplemente. Y la gente es en función de lo que adora, lo mismo que somos lo que somos en función de lo que hacemos, no de lo que decimos.


Es la condena moral una ruin visión procedente de aquel que no es capaz de hacer algo mediante su voluntad. Es la condena moral lo que con hartazgo nos empeñamos los antimodernos en denunciar hasta quedarnos sin saliva. Esas condenas que son palabrería, moral alejada de lo evidente, de la acción, de lo que se expresa por sí mismo.


PARQUE NATURAL DE LOS ALCORNOCALES (CÁDIZ Y MÁLAGA)

El mundo es sagrado cuando le entregamos todo lo que tenemos; todo: cuerpo, alma, espíritu… ¡todo! Tal vez poseamos un alma muy estrecha, mucho más estrecha que la de aquellos idealistas que ven en su mundo interior un mundo en sí; esas personas que sólo racionalizan, que se pierden en los entresijos de pensamientos e ideas completamente abstractas que no tienen cabida entre la realidad de las evidencias y de las certezas (del mundo donde las cosas son por sí mismas), perdiéndose entre elementos invisibles e intangibles… y claro, también reales. (ver Todo es Real)

Pero los que sabemos de Lo Real, de lo que es, nos entregamos al mundo, a la vida, le decimos sí en su alegría y en su tragedia. El mundo se vuelve sagrado, vivir se torna en relacionarse con los dioses. Cuando todo es real el mismo todo, el simple todo, recobra sentido y vivir se convierte en un devenir amoroso con la existencia.


La autoculpa que siente la Europa moderna y que se enseña a sentir a todo ser viviente europeo en Europa y/o eurodescendiente en cualquier otra parte del mundo, es el nuevo pecado original. Si eres blanco ya eres culpable. Así se dicta.


Defender lo que me hace ser yo mismo se torna para el mundo moderno una amenaza. No hay libertad de pensamiento cuando una mayoría piensa lo mismo y se impone. Pero a nosotros los librepensadores qué nos importa eso de "la libertad de pensamiento", ¿no es en el fondo un imponer lo que desea toda voluntad? ¿Acaso nos importa la gente, sí, la gente como esa masa amorfa y pusilánime? ¿Somos blandos? No, claro que no. Somos fuertes, somos impíos, somos el mismo mal para los biempensantes. Y hacen bien en temernos.



Si no nos esforzamos en entender la biología humana, y eso conlleva tratar a la humanidad como una especie animal más, seguiremos cayendo en los mismos errores y en las mismas estupideces igualitaristas y utópicas que tanto daño han hecho a la diversidad humana.

19 de mayo de 2016

TORMENTA DE FRASES (II)

Se es adulto sólo cuando se vuelve a ser un niño...


El catalanismo independentista se basa en nada real o duradero o sustancial. Cualquiera puede ser catalanista y por ende catalán. Es un impulso político, no tiene génesis orgánico, sólo es una expresión más del odio a España o del que ha sido enseñado para odiarla. Por lo tanto vale bien poco. El independentismo catalán es una quimera y una mentira, basado en quimeras y en mentiras: un error histórico.

EL ODIO A ESPAÑA EN CATALUÑA

La gente vive con una mente inmadura. De ahí el triunfo de las ideologías utópicas y de las estupideces.

El progre mandando todo el día a leer y a viajar y se queda tan pancho: ponte a trabajar, vago.

Todo queda invalidado por la igualdad. Si todo vale lo mismo, si las opiniones de todos valen lo mismo, nada tiene peso, ni valor… y por lo tanto no hay criterio. Pero es que ni siquiera es así: el igualitarismo es la ideología con la que los débiles quieren vencer y ponerse por encima de los más válidos por decreto. ¿Por qué ganan? Porque son mayoría. ¡Viva la democracia parlamentaria, conocida por algunos como Régimen del 78!, jajajaja...

NADIE PESA LO MISMO, ¿ACASO ESOS BLANQUITOS SON IGUALES QUE EL MORENO Y LA ORIENTAL? NO. PUEDE QUE SEAN MEJORES O PEORES.

Los burgueses se caracterizan por ser unos delicados: ya no son una clase, ser burgués ya no depende del dinero, puesto que se trata de una actitud, de un carácter particular. No les gusta llenarse de barro, no les gusta poner el coche al sol –pueden dar mil vueltas para buscar un poco de sombra, no se vayan a quemar los pobrecitos al montarse de nuevo–, no les gustan los refugios de montaña, no les gusta dormir al raso… ni trabajar. Es decir, son gente que cuando la conoces sabes que son burguesas por sus modales afeminados; gente anodina, comodona, tiquismiquis, materialista y llena de conversaciones inútiles. 

LO BURGUÉS ES UN IMPULSO ESCASAMENTE VIRIL

Esos malnacidos que te apartan por no ganar tanto dinero. ¡Ay!, que me aparten sin cesar, por favor, no se me vaya a ir la cabeza y os meta la cartera hasta el esófago, jajajaja...

No me gusta la ingratitud, me parece poco noble.

En la montaña cunden personas que andan mirando el suelo. O son estúpidos o se miran el ombligo todo el rato pensando que por ir tan rápido son mejores que los demás.

La naturaleza dice quién eres realmente, de ahí el miedo de muchos.

SE VAN DE ROSITAS

Vivo en el mundo donde los terroristas son tratados como héroes porque no hay lo que hay que tener para darles su merecido. Tal vez el terror y la justicia tengan los mismos métodos, puede que a simple vista parezcan lo mismo –hasta yo sé que hacer justicia es simplemente un criterio, algo impuesto por quien tiene el poder–, pero que no nos distraigan los sollozos, hay que hacer lo que hay que hacer y sin vacilar. Si pudiera imponer mi criterio de justicia… lo haría y la habría. 

11 de mayo de 2016

TORMENTA DE FRASES

Lo único que se democratiza en democracia es la estupidez.

Han llegado los salvadores para cargarse todo aquello que no les gusta.

La nobleza es lo que hace digna toda forma de vida

Los buenos pasan su vida justificando sus matanzas.

Los malos son simplemente perdedores. Perdedores de la guerra, perdedores de la palabra, perdedores de la capacidad de defenderse, de explicarse, también de la oportunidad de justificarse ...

La justificación es hacer justo algo con pretextos. Lo injustificable, obviamente, es hacer injusto algo con pretextos.

Cada vez que hablamos mentimos. El lenguaje es todo lo contrario a la verdad. ¿Nadie sabe expresarse? Nadie.

La muerte te incapacita para vivir. Elimina el sentido de toda existencia. Por ello hay que vivir heroicamente, decir sí a la muerte. Porque la muerte, lejos de restar sentido, es el motivo por el que vivimos. Hay que vivir de forma que la muerte valga la pena.

El miedo es aquello que debería hacernos superar todos nuestros temores. Por qué hay que superarlo: porque tenemos miedo. El miedo debería ser una excusa para avanzar; más que una excusa, un motivo. Esto distingue a los valientes de los cobardes, quienes se recrean en todo su espíritu menguante.

La abnegación y el histrionismo occidental

Las preguntas esenciales de la humanidad, eso de que de dónde venimos y a dónde vamos, son problemas filosóficos que se me antojan inútiles y ya, a estas alturas de mi vida, infantiles. Hay cierta audacia en plantearse esas preguntas, pero perder el tiempo en responderlas… en responder preguntas que no se pueden responder y que si por un casual fuera posible: ¿solucionarían algo? ¿Nos harían mejores? A veces las respuestas están ante nuestros ojos.

Todo es una construcción cultural menos el matrimonio homosexual, menos la imposición de relaciones interraciales, menos los pueblos no europeos, menos el marxismo cultural, menos los mestizos, menos el islam, menos las fronteras del Sahara y de Palestina… Todo lo demás es super-anti-natural. (jajajajaja)

Cae la tormenta, Zeus asoma. Arrojo vino a la tierra para que lleve toda su ira a eso que llaman humanidad. Sobre a todos, no le voy a pedir que distinga, es un Dios.

Cuando consigues desamarrarte de imposiciones morales eres libre y poderoso. Pero también peligroso: para los demás y para ti mismo.


En radio, en televisión, en los periódicos… escucho, veo y leo ese ánimo de querer acoger a todos los pobrecitos del mundo. Nadie es capaz de pensar en su vecino, ni en su familia, ni en sus amigos, ni en su patria, ni en su nación, en nada de eso…  pero sí se preocupan por personas ajenas a su cultura, a su identidad, a su visión de las cosas. Es muy paradójico. Esto es cristianismo, la abnegación llevada a la exageración. El cristianismo acabó con Roma, y acabará con nuestra civilización otra vez… bajo otro aspecto profano.

Quien reparte paz y amor es un asesino en serie con muy buenas intenciones.

Descripción parcial del progre

El progre es una persona por lo general vaga que hace solidaridad con el dinero de otros, que se expresa bonito aveces, como una niña de 12 años haciendo corazoncitos en un cuaderno rosa; que no va al gimnasio y levanta botellines, y puede que fume porros... Pasados de los 30 buscan puestos como concejal o en alguna rama sindical, intentan meter el hocico en algún lado para tener dinerito y ser los burguesitos guays en la barra de un bar. El progre, un ser repulsivo, cobarde y fofo, vociferador de su ignorancia y de la multiculturalidad, a quien nadie o pocos rebaten porque todo lo que le rodea es como él o casi como él: o progre o ignorante. El progre, un odiante, un ser de bajo impulso vital, un hombre de postureo.


Texto relacionado:
YO OS MALDIGO, SUPERBUENOS.

16 de abril de 2016

INFERIORES, SOLIDARIOS, CORRUPTOS, LIBERALES Y SALIDOS

La inferioridad es inadmisible a día de hoy porque nadie es capaz de reconocer que alguien es superior a uno mismo; el ego aprieta, ahoga: en el fondo uno se cree el mejor en casi todo; ¡hay pocas personas honestas! De esta forma surge el igualitarismo, de tal incapacidad para reconocer a lo superior, a lo elevado. Y es que el igualitarismo es el producto de acomplejados, el conformador del mundo actual; que llamamos con desdén y despectivamente “moderno”. Y es tal su dimensión que crea visiones nuevas, se reproduce… ¡desde las religiones surgidas de Abraham hasta el marxismo y éticas sucedáneas todo tiene el mismo principio! Por ello podemos afirmar que la ética igualitarista, que es hoy hegemónica gracias a la masa, ha hecho triunfadores a los inferiores en un mundo que se hace demasiado duro para los frágiles.



El solidarismo moderno se ha convertido en una forma de suicidio étnico y el imponerlo en un método para asesinarnos. La abnegación para con lo ajeno, que no es más que irresponsabilizarse de la posteridad, del devenir de la propia raza y del propio pueblo, de la propia sangre. 

Hoy amarse es odiar, odiarse es amar al prójimo.



El sexo es un arma de control social incuestionable. La libido demuestra cuán débiles somos. Bajo este reclamo, que va desde lo pueril a lo sensual y de lo sensual a lo pornográfico y más allá, nos venden todo, incluso el multiculturalismo. Cuando dicen que tal ideal moderno enriquece, tácitamente te están intentando convencer o convenciendo de que todo lo que no te define es mejor que todo lo que eres, pero sobre todo que vas a fornicar con mucha variedad, con mucho hombre y mujer exóticos. Sin embargo llevo viviendo décadas de multiculturalismo activo y ni las putas foráneas, ni el chino de la esquina, ni el moro del “todo a cien” me han enriquecido en nada; ni siquiera el italiano del fondo de mi calle, el que está al lado de un paquistaní que se cepilla a una española. He ahí el sexo, ese es el único beneficio real para el pueblo, es lo único al menos que se lleva esa española, ya con cuatro hijos tras haber sido una feminista abortista toda su vida. Os la han metido bien: fornicar con lo que no os hace ser vosotros mismos es el camino para vuestra aniquilación. ¿Es eso enriquecimiento? El progre dice que sí, ¡raciiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiista! (jajaja)



La libertad de expresión es algo que “nadie” desea aunque no lo reconozca. Al menos eso me demuestra la sociedad moderna-occidental, que presume de libertad y de luchar por/para ella y de bla bla bla… Sin embargo en el momento en el que alguien se escandaliza por la opinión de otro se destapa como un opresor, como alguien que odia la libertad. Y odia la libertad del otro, porque la propia de quien se escandaliza pide guillotina. Y eso es la libertad, esos son los liberales, gente con ideas falsas y pensamiento afilados.



El librepensamiento no te hace más o menos libre, pero te ayuda a entender que la libertad es una falacia. De hecho la libertad es algo que se formula, no es nada por sí misma. Es un concepto vanidoso, un concepto adornado y pomposo que luce como si fuera un Dios... pero no llega ni a bufón. Porque en el fondo la libertad es el capricho del ego de cada uno. Todos los luchadores por la libertad no sólo luchan por nada, sino que son egocéntricos por necesidad, gente a la que mejor tener muy lejos… y si se acercan pues habrá que meterles en cintura.



Y si promocionáramos la inmigración masiva europea a un país musulmán… Y si nos convirtiéramos en un 20% de la población de todos los países musulmanes e impusiéramos nuestra cultura. Seguro que los medios hablarían de invasión, de sustitución demográfica, de imposición cultural… jajajajajaja… Hay una guerra “oculta” y sucia contra Europa y el europeo, pero éste, con el cerebro lavado, no se da cuenta o no se quiere dar cuenta. El enemigo es formidable, reconozcámoslo.



Toda sociedad corrupta tiene políticos corruptos. En el fondo los políticos son más inocentes de lo que pensamos. He dicho.

28 de marzo de 2016

POST-EQUINOCCIO REFLEXIVO

Las políticas de inmigración masiva equivalen a la trata de blancas y por lo tanto hemos de tratarlo como un delito; y por su dimensión como un crimen contra la humanidad. Y la humanidad y los derechos humanos entendidos de otra forma: la humanidad en sentido biológico es diversa, no existe un solo tipo de hombre, y éticamente: lo humano, la humanidad misma, debería simbolizar el derecho de los hombres a distinguirse entre sí y no una serie de valores universales e igualitaristas.

Es definitiva, todo esto debería existir horizontalmente como una ley no escrita entre los hombres, no como valores emanados de una entidad supranacional que persigue la aniquilación de los pueblos.

A mi no me dan pena. Quizá sean muy duras mis palabras para el biempensante. Estos refugiados tienen un país y deberían luchar por él; en su defecto desde sus países de origen tenían otras naciones limítrofes a las que acudir que no los han acogido -y nadie les ha exigido nada-, así como existen decenas de países con mayoría musulmana donde pueden adaptarse mucho mejor sin imponer nada. Esto si es que no existen otros intereses detrás, que muchos conocemos: la UE necesita mano de obra barata, no sabe en qué gastar los recursos para bienestar social y gastarlo en europeos necesitados es racismo (jaja), trabajan para foráneos y no para Europa, se trata de un organismo antieuropeista...



Definen como eurofobia toda tendencia que va contra ese organismo supranacional llamado Unión Europea, cuando es precisamente la eurofobia lo que define las acciones de esa unión.


Siento un gran desprecio hacia los iluminados: esa gente que piensa que lo sabe todo y que su opinión es sumamente imprescindible y determinante. ¿Y qué diferencia hay entre el iluminado y el que sabe realmente? El primero se cree poseedor de la verdad, el segundo ha encontrado certezas o las busca. El primero sólo sabe hablar, el segundo escuchar. Vaya, esto parece escrito por Jorge Bucay, ahora mismo me desprecio, jajajaja…


Buscar activamente la verdad es tan inútil como la búsqueda de la libertad o de la felicidad. Lo único que se debe hacer activamente es vivir la vida y digerir cada momento aprovechándolo todo: cada olor, cada sensación, cada imagen… Decir a la vida.


Los judíos tienen razón en parte cuando se quejan de que el antisionismo es el nuevo antisemitismo. Lo tienen en parte porque los “nazis” actuales –especialmente los cabezabotes– idologizados por la propaganda nazi y no por su trascendencia real, viven el antisemitismo con la impulsividad de un analfabeto de los años 30 en Alemania; pero como los de hoy saben que ser antisemita suena mal a base de manotazos recibidos, algunos se dicen antisionistas.

Esto supone un problema para los muchos que somos antisionistas sinceros y declarados, y no porque odiemos a los judíos o pensamos que éste “pueblo” errante y acechador no deba tener una patria, sino porque le niegan la tierra a otro pueblo. Israel es el único estado donde el racismo está institucionalizado y no pasa nada mientras llaman insolidarios y racistas a los pueblos europeos que resisten a las oleadas de inmigración masiva; o persiguen a los opinadores, pensadores y activistas disidentes, cuyo mensaje es silenciado, minimizado o ridiculizado, si no condenado, porque a los elegidos no les gusta o conviene.

Pero Israel pertenece al judío nacional, a aquel que desea defender su identidad histórica desde su propia tierra “originaria” con todos los medios posibles y sin escrúpulos; sin embargo el judío internacional divide los pueblos, genera guerra de sexos, privatiza los recursos estatales, llegan a presidentes, controlan servicios secretos, los medios de comunicación y un altísimo porcentaje de los medios de propaganda (prensa, música, cine, literatura…), crean grupos de presión, ONG´s proinmigración y promestizaje, suelen crear discursos antiEuropa y antiblancos y por ello y para ello conforman organismos como la UE, el FMI, etc.

Esto no define al judío y desde luego no a todos los judíos y por supuesto no quiero decir que los judíos estén detrás de todo -pese a su papel preponderante-, pero no por ello lo que he escrito no concreta una realidad bastante palpable y evidente. Europa necesita desjudaizarse, y no, no piensen mal, no hablo de campos de concentración. El propio judío actual debería desjudaizarse, entre otras cosas por el 90% de ellos no lo son racialmente, siendo eurodescendientes. Los alemanes sabían que alguien era judío por el apellido solamente. Persiguieron en muchos casos a personas más rubias que jerarcas de las SS. Pero es que voy más allá, desjudaizarse significa repeler todo fenómeno judeocristiano, ser un anticristo… y sobre esto que ya nos enseñe Nietzsche.


Sólo los ricos no tienen patria. Y el 98% de los pensionistas, añadiría: han dicho sí a todo lo que sea a condición de no perder la paga a tenor de las amenazas emitidas y el temor generado por los sucesivos gobiernos democráticos y de ocupación que han defenestrado a la nación española.



En mi vida he conocido cucarachas que merecen mi cariño y respeto, como Gregorio Samsa. Éste se dio cuenta de su insignificancia, de lo poco que valía su vida. Fue un baño de realidad el que sufrió, sintiéndose inservible en una existencia inútil, insustancial y vacía.

Es duro convertirse en cucaracha. Veo muchas por la calles. Ojalá pudiera pisarlas.



Lo que conocemos como modernidad es en gran parte el ideal burgués en un estado de desarrollo muy avanzado. Una vida conducida por los objeto y por la compra-venta. ¿Merece la pena un mundo así?


La vida debería tener un sino artístico. Si no lo tiene no debería vivirse, sería mejor conocer los misterios de la muerte.



Si defender una Europa ordenada, blanca y a su vez diversa por su variedad de pueblos y costumbres te convierte en una persona racista; el que mestiza, el que defiende tal mecanismo de disolución de la identidad, es un multiracista.

9 de marzo de 2016

¡DEJARME EN PAZ!

Sólo me son necesarios quince minutos junto con gente que se supone que es de mi bando político para darme cuenta de que la guerra está perdida, tanto en lo físico como en lo espiritual, porque llego a la conclusión de que no tienen ni idea, ni poseen nada claro, ni saben lo que defienden realmente. En mi mundo identitario cunde la palabra ensalzada, la grandilocuencia, pero luego no se traspasa lo meramente testimonial; también cunden los farsantes. En la práctica política acabarían actuando como liberales económicos y/o patriotas de pandereta.


El marxismo cultural consiste en una ideología marxiana y heterodoxa (dentro del mundo marxiano) que da carta de naturaleza al trastorno mental, conformando ésta mediante sus ocurrencias el corpus doctrinal de la nueva base ética dominante. Lo malo de esto es que esta enfermedad mental no se sana con fármacos, sino mediante metapolítica. Sanarán las ideas del orden natural, será la guerra entre el orden mental contra al desorden psíquico y espiritual.



A los cabezabotes...

Cuando hablo de regeneración digo que “no seamos deudores del pasado”. Forjar un nuevo comienzo es propio de hombres soberanos, y elevados. De aquí parto, este soy yo. De aquí en adelante lo que haga soy yo. Rendirme cuentas por quien soy ahora puesto que mis acciones me definen y no por lo que hicieron otros. Querer ser lo que otros fueron es ajeno a ser uno mismo: tener que justificar lo que un “nazi” hizo en el 45 como si yo fuera un ser hecho por esa época es perder el tiempo, empequeñecerse, pelear por nada. Querer imitar a otros es querer dejar de ser uno mismo, en definitiva. Yo no quiero ser un imitador, ni un recreador, ni un levantador de cadáveres, sobre todo no se debe ser un arrastrador de culpas que nos son ajenas: la historia se me presenta hermosa para que yo la escriba, en mí quiere rugir la bestia rubia, no quiero ser la gárgara de un camello.

Yo no me creo que sea la raza superior, ni siquiera mi yo se siente superior; creerse algo por el simple hecho de que se supone que se es tal cosa es caer en el infantilismo, en los ensueños, en pajas mentales propias de acomplejados. Que los demás digan si soy superior o no, eso no me corresponde a mí ni me importa: yo soy un hombre volitivo, de acción, llevado al heroísmo, aun con los dolores y dramas que ello conlleva. No hay que decir, si no ser, pues es el ser la posibilidad de una vida espiritual, la forma de hacer el mundo algo sagrado.

A mí alrededor, en el mundo nacionalista, es decir, en el mundo patriótico que se inspira en lo orgánico supuestamente, en lo inherente al ser, sólo veo a “cabezabotes”, que es como llamaban a los nazis. Gente con la cabeza llena de mierda es lo que veo, y lo expreso tal como suena; gente empecinada en el error, en la marginalidad, en escupir sobre aquello que brilla desde la excelencia... o por lo menos, a aquellos cuyos esmeros avanzan hacia la areté.

Fuera de mi vista por favor, no os quiero ver. Sois escoria, escoria como esa de la izquierda que odia a España y enaltece a los etarras mientras persiguen a su fascismo imaginario. Sois el enemigo, sois enemigos de la patria como la derecha vendepatrias y burguesa, ¡qué asco los burgueses! Evolucionar, reflexionar y evolucionar, hacer autocrítica y destruiros para ser algo forjador de lo nuevo y así evolucionar; leer un poco también, por favor. Y mientras tanto, fuera, sois lastre, sois basura, sois antiEspaña por mucho que digáis que la amáis.

A mí me podéis odiar, criticar, lo que queráis. Incluso me podéis pegar. Y qué. Eso para mí es nada.

¡Viva el librepensamiento!




Tanto tiempo entre naturaleza me hacer sentir la vida de los hombres fútil, pues el mundo socializado de la modernidad sólo lleva a la nada, a la nada sin más, sin ser ésta tierra fértil de la que pudiera surgir un principio. Esta nada te conduce a la depresión, ¡enferma el espíritu! A mí alrededor veo un mundo sin alma. Vivo rodeado de muertos.


A los dioses les pido mil hombres como yo. A mis iguales. Juntos podríamos cambiar el mundo, y no lo niego: dejando mucha sangre a su paso. Para Europa las soluciones ya no son pacíficas. ¿Nadie se ha dado cuenta de ello? Quizá suene genocida esta afirmación, no sé si roza o traspasa lo delictivo, pero la realidad se presenta de tal forma que sobrevivir a ella será metafóricamente como atravesar la selva a machetazos.


No soporto a los charlatanes. Mi temor en esta vida es convertirme en uno de ellos.



Antes me encantaba debatir. Ahora ya no tanto. De hecho ya no comento, ni charlo sobre política, al menos no tanto como antes, hasta me alejo de estos escenarios porque soy de encenderme; ahora soy más de exponer mis ideas sin más, que debatan otros. Porque me causa pereza tener que defender mis ideas, argumentar y teorizar sobre la idea para que ésta pueda ser usada como contrarréplica. Y no es por carencia, ni por incapacidad, simplemente me he cansado de pelear con analfabetos funcionales y/o con fanáticos. De poco sirve el debate a día de hoy, porque no sirve ni para llegar a la verdad ni a la mentira: qué lejos estamos de los inmortales maestros griegos. Si la razón no te la otorga la Razón, sino una mayoría de personas que estén deacuerdo o no, ¿qué sentido tiene defender un criterio u otro? La democratización de la razón es el final de la razón misma, y por ende de la verdad.

Hace tiempo, años, quizá alguna década, que me di cuenta de que lo importante es encontrar la forma de imponer tu criterio. Al menos en política y en la vida socializada y mediática. Lo demás es no vivir en este mundo. Y sí, la libertad y sus defensores incansables… ¡cuidado!, ¡esos más que nadie te quieren imponer su criterio!



Desde que los títulos académicos han sustituido al talento el mundo se ha vuelto más absurdo, porque el título hace creer al estúpido que es un experto en algo mientras que el talentoso acercaba el mundo más al arte.


Quisiera que me dejaran en paz. Lo grito mucho, ¡dejarme en paz! Estoy harto de la falsedad, de los amigos simulados: los interesados. La amistad es algo tan importante como el amor hacia a una mujer. Uno sabe que tiene un amigo cuando por lealtad daría la vida por él, ¿pero quién hace algo así hoy? Lo mismo que uno sabe que está enamorado de una mujer cuando darías todo por ella, eso es la amistad, en definitiva. Esto lo entendían los antiguos mejor que hoy. Pero hoy no existen grandes valores, ni grandes luchas, ni hermanamiento; al contrario, esos grandes valores de antaño hoy son ridiculizados, no conforman el nuevo ideal donde el hombre vive diluido, atomizado, desarraigado.


El librepensamiento no me impide tener convicciones políticas, filosóficas y éticas. Si acaso me ha ayudado a que dichas convicciones no se apoderen de mi persona. Porque primero somos personas. Y al fin y al cabo si gobernara lo tendría que hacer para todos –para mi pueblo–, por lo que de alguna forma las ideas se deben “relativizar”. Yo bien sé que la realización absoluta de una idea, o de varias, lleva consigo el totalitarismo y por ende sobrepasarse con la realidad. Me explico: para la realización de algo primero han de darse las condiciones objetivas, mientras tanto hay que horadar la tierra para cultivar, sino corro el riesgo de superponer una realidad sobre otra.