20 de febrero de 2016

HUMANOS E INHUMANOS

Extraído de aquí
-----------------------------------------------

El concepto inhumano es en realidad lo demasiado humano. Como concepto moral explicaría aquello que supuestamente nos aleja de nuestra “bondadosa naturaleza”. Sin embargo no es sino la maldad lo que explica qué son los hombres, por su abundancia. Humano e inhumano, los dos reversos de la Humanidad… prestos a darle una dimensión moral.





La gente de izquierdas es poco consecuente porque aplican una estricta moral para todo que luego ni ellos pueden cumplir. Suelen pregonar una cosa y hacer otra: libertad, igualdad, etc... Pero luego… Tampoco se les puede echar en cara tal cosa porque ello forma parte de lo que son, incluso diría que nuestra sorpresa inicial sería producto de cierta ignorancia, al no conocerlos en profundidad. El marxismo parte de una filosofía de contradicciones, ¡cómo no iba a ser igual dentro del mismo sujeto de izquierdas, o que así se dice! ¡Son personas siempre partidas por la mitad!

Ser de izquierdas conlleva una fuerte ideologización, la transformación del mundo mediante una serie de raciocinios particulares, y claro: la realidad, lo natural (lo que es por sí mimo), es muy fascista, jajaja… El izquierdista es una persona que sufre, pero en el fondo le encanta.


Hoy en día debemos desconfiar más que nunca de los portadores de las grandes ideas, pues las portan vacías de significado.


El demasiado humano, el bondadoso, el cruzado del bien, es un ser ruin. Nunca he visto tanta mala leche en “personas buenas” como a día de hoy. Con apariencia de desinteresados viven a costa del constante chantaje moral y emocional. Son despreciables y deberían probar nuestro zapato, preferiblemente por la puntera.





El fanatismo es muy humano, porque te embarga de la sensación de que se está en posesión de la “verdad absoluta” y de la “bondad bondadísima”, pensando que nada podrá contra ello y que la no adhesión es sólo producto de la locura o de la ignorancia. Hace ver a los demás como animales… y peligro, ahí empiezan a verse inhumanos por todas partes. 

 ≈ 

 Para hacer el mal hay que ser consciente de ello. Es decir, debe existir premeditación. Eso es lo que nos hace responsables de los actos, el ser seres conscientes en mayor o menor medida. Para hacer el mal sin tener en cuenta juicios de terceros, sólo ha de tenerse un código moral propio: ir contra uno mismo. Ante la justicia ordinaria en realidad el hombre se somete ante una moral impositiva que rige la conciencia de un sistema socializado. Es una conciencia colectiva convertida en verborrea deontológica.


La humanidad es un concepto biológico. No debería ser otra cosa. No obstante se le ha otorgado, mediante particular idealismo, una faceta que tiene que ver con lo moral y por lo tanto ha de asumirse, aunque sólo como concepto... para dilapidarlo. Existen hombres humanos, muy humanos, y otros... inhumanos. Desconozco cómo se concibe la idea de alguien que pueda ser hombre y a la vez inhumano y desconozco cómo de repente los hay humanos e inhumanos. Desde luego existen aquellos que son capaces de concebirlo. Lo conciben mediante una visión que alcanza lo patológico: aquello que no se rige bajo los preceptos morales que yo sigo, que son la bondad absoluta, son elementos más semejantes a las bestias, elementos sin alma, elementos sin ningún tipo de humanidad y todas aquellas cualidades propias de los hombres, humanos enfocados hacia el Bien. Esta idea es en sí misma criminal, pues es más fácil matar a una bestia que a una persona. Cuando se concibe una realidad así las carnicerías sólo necesitan un empujón para generarse.



Sólo entre enemigos que no se ven así como buenos y malos se puede tener una alegre y justa lucha, y con suerte se creará un bonito y agradable relato para los libros de historia.


Todo el mundo tiene muy buenas intenciones pero a su vez las misma elecciones y acciones erradas. Y así está el mundo entre los hombres gracias a todo ello.



El superhombre es aquel que ha experimentado la mayor de las elevaciones, superando lo humano y lo inhumano, el bien y el mal, incluso a su conciencia: es un ser trascendente. Como un águila flota en el aire observando con frialdad a los hombres como míseros puntos diminutos peleándose por nada, como elementos prescindibles que se afanan por llevar una vida mediocre. Para muchos esta visión es completamente inhumana, hasta criminal. Sin embargo el águila es hermoso: el superhombre es aquel que vive entre las cosas bellas.

8 de febrero de 2016

PORTADORES DE LA NADA


El vacío espiritual del hombre moderno convierte a la nueva simiente civilizacional en portadora de nada, en una bestia manipulable y sin objetivos, abocada a la materialidad sin más, privada de caminos hacia la trascendencia; de la que venimos y a la que deberíamos dirigirnos, a un sino más elevado que nosotros mismos: la batalla del ser contra el tener es eterna. El nihilismo destructivo, la nada por la nada, la pulsión exterminadora… es hora de nuevas formas creadoras, de portadores de valores heroicos que valientemente se enfrenten a un sino trágico pero necesario. Es en la lucha que los hombres se ponen a su propia altura, donde demuestran lo que valen: es en el sacrificio que se han ganado todas esas victorias duraderas y forjadoras de civilización sana. Las circunstancias generadas hoy han convertido a las gentes en masa, por su propia naturaleza masas cobardes y anónimas imbuidas de igualitarismo, en masas que sacrifican todo en pos de una paz condicionada. El espíritu popular no debería ser la fuente de rebaño o la formación de éste, sino la de los individuos aportando al bien común todo aquello que llevan consigo de elevado... si lo portan. No creo en masas ni en un mundo donde sólo hay individuos, creo en un mundo donde todos unidos nadie es anónimo, donde no gobiernen y muevan ficha los cualquiera

1 de febrero de 2016

LOS CAPITALISTAS LIBERALES E HIJOS


Gente obcecada con la libertad, la gestión privada y el consumo que se cree muy sabedora de la naturaleza humana y de las necesidades de las personas; gente que a su vez se cree muy unida a la ciencia, que por alguna razón creen que siempre les da la razón; y los hay de derechas y de izquierdas, porque el ser liberal ramifica hacia muchas vertientes, una económica y otra ético-moral... Tan liberal es defender la propiedad privada como el matrimonio homosexual.
Jesús Huerta de Soto, anarcoliberal:
"No hay peor enemigo para la libertad que el liberal clásico"
(VÍDEO)
También los hay anarquistas o pro-estatales… y que se peleen entre ellos por a ver quién es más liberal. Los liberales son gente que defiende la libertad para que las personas vendan y compren con la menor intervención estatal posible, siempre que se llegue a un acuerdo amistoso (esto es ingenuidad, lo de amistoso): que el estado sirva para favorecer sus libertades de mercado y que éste fomente un ambiente y leyes que vayan dirigidas en su dirección de beneficio por el beneficio: la economía por encima de lo político, la economía como fin de nuestras vidas... Por experiencia puedo decir que son gente de escasos y precarios buenos modales, sobre todo cuando hablamos de intelectuales y/o de publicalibros. Con un carácter altanero y chulesco, prestados a mostrarse como sobrados y con tendencia a ridiculizar al adversario porque se creen poseedores de una serie de verdades irrefutables, tanto que ven como retrasados a toda persona con tendencias antiliberales, porque ellos son portadores de las leyes del mercado, porque son los héroes de la libertad, ¡oh, qué miedo!, así, de esta forma, se presentan al mundo, un mundo hostil lleno de socialismo por todas partes. Son gente que piensa que el liberalismo es sólo una teoría económica y no conciben que su lógica deviene en transformar mentalidades, valores y conductas. Citan sin parar, constantemente, a teóricos y a escuelas de pensamiento económico capitalista para parecer muy doctos, pero: ¿piensan algo por sí mismos? ¿Dónde está esa libertad de la que presumen? También son personas que venderían a su nación y a su madre y seguidamente se autodenominarían a sí mismos como patriotas y hombres de familia. Gente que tiembla ante iniciativas colectivas, espontáneas y populares, porque el individuo… el individuo… oh el individuo... También son gente que da lecciones de liberalismo en una Universidad cobrando más de 2000€ del estado, a la vez que piden la reducción de éste: y cuando lo dicen lo exponen para que sean los mercaderes quienes gobiernen sobre las naciones y "los consumidores" que hay dentro de esas naciones. Son gente que dice que la libertad de comercio es buena porque sí, sobre todo porque el intervencionismo en los países comunistas fue un fracaso: el fracaso de unos es el argumento favorito del liberal, ¡la ideología de los campeones! Que la libertad de comercio tiende

a abaratar los productos, a generar competencia sana… y a abaratar salarios, y a generar desempleo… y vaya: ¡todo el mundo no pude ser mercader o emprendedor! Lo más divertido es que son gente que dice que el capitalismo liberal no existe: Aznar no es liberal, ni Faes, ni Esperanza Aguirre, ni Coca Cola… Hablando con ellos hasta Georges Bush parece amigo de la Internacional Socialista. Insisto, son gente que dice que el capitalismo liberal no existe en la práctica: pero el capitalismo está en el estado, en el estado están quienes trabajan para el capitalismo… ¡liberal!, si es que estamos ante un gobierno liberal de gente liberal, valga la hiper-redundancia: y si no también, que desde la caída del antiguo régimen y el surgimiento de la Revolución Industrial, que desde el decaimiento de los nobles y la ascensión burguesa, ya no hay valores, sino dinero, producción… ¡que antes también!, ¡pero al menos se veía tan ridículo al mercader! ¡Tanto como al usurero! Capitalismo de amiguetes tiene el estado liberal, capitalismo de prebendas tiene nuestro estado liberal, capitalismo de privatizaciones y de puertas giratorias, ¿y qué? ¿A ver quién es el liberal que dice que estas personas no pueden ser libres para hacer sus propios negocios y tener sus miras para su propio beneficio? ¿Les pedís que se comporten como antiliberales? Liberales, haberlos los hay muchos, de muchos tipos, e insisto, dicen que hoy no hay capitalismo liberal en la práctica, hasta podréis observar como los liberales, entre sí, se acusan de antiliberales. Como los comunistas respecto a los regímenes que han propiciado su ideología, ¡los capitalistas liberales parecen no hacerse responsables de los resultados obtenidos cuando gobiernan liberales, echando la culpa de todo al estado y al sociaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaalismo! ¡¡¡Pero como los comunistas que dicen que no ha habido comunismo y defienden sin parar a la extinta URSS junto con sus logros, así hace lo mismo el liberal, defendiendo logros liberales en un mundo sin liberalismo, dicen!!! Y luego son gente que si se dice nacionalista lo hace para convertir a los estados en sujetos económicos: no piensan en realidades orgánicas, todo se basa en poder elegir lo que más se convenga egoístamente, lo cual rompe con el principio de comunidad y de nación mismo; en el nacionalismo liberal se debe fomentar al individuo. ¡Ay!, son gente que quiere libertad para contratar a quienes quieran vengan de donde vengan, ¡y cuanto más baratito mejor! Gente que se cree más liberal porque necesita menos al estado. Liberales que gobiernan y desmantelan el estado... Gente que destroza convenios, que llama parásitos a los parados, que aplaude abaratamientos de despido… Liberales que quieren que pensemos todo el día en la economía, en el dinero… Bien, gente que quiere nuestra libertad y que seamos libres como ellos digan, que son los expertos en la libertad. Gente que quiere saciar demandas, gente que dice que los recursos naturales no se gastan, gente inserta en el materialismo filosófico, ¡como los marxistas!, gente progresista, ¡como los marxistas!, gente de clase,
Interesante esquema sacado de aquí
¡burguesa!... Pero claro, liberales los hay de muchos tipos, ¿cómo abordarlos a todos? Los hay buena gente, idiotas, pesados… pero todos maleducados cuando no eres muy liberal para ellos… aunque el carácter da igual. Dicen que el capitalismo liberal es bueno allí dónde lo hay, porque allí dónde hay propiedad privada y libertad de comercio todo está mejor, ¿pero no decían que no había liberalismo? No veo el pleno empleo, veo a los pobres en la calle… ¡oh!, qué digo, no hay liberalismo, la culpa es del estado, que es socialista y/o intervencionista, jajajajaja… Liberales, son gente que piensa que su sistema es perfecto, pero necesitaron de dos guerras mundiales para sobrevivir en el siglo XX y necesitan de una economía de casino, falseada y virtual para generar riqueza, que se desploma como un globo si se roza con una aguja. Y necesitan hoy y desde hace muchas décadas del expolio de recursos de otros países y por supuesto necesitan al país con el mayor ejército del mundo para poder imponer su mercado global. ¡Y algunos se dicen pacifistas! Pero tranquilos, que la culpa es del socialismo, ¡liberalismo no hay!■


De interés:

- Las noches blancas. Liberalismo

- La Teología Protestante y el Capitalismo Liberal.
- Adam Smith y el Liberalismo clásico - Carlos Rodríguez Braun